| Investigación

Arrestan en Pinamar a un empresario gastronómico acusado de violar a una empleada

El hombre de 44 años tiene además otra denuncia por explotación sexual.

Un empresario gastronómico está preso tras una denuncia por abusar sexualmente de una de sus empleadas, a quien contrató para trabajar durante la temporada de verano en el restaurante de un balneario de la localidad bonaerense de Pinamar.

Se trata de Claudio Alberto Tinari (44), oriundo de la localidad de Morón, a quien detuvieron ayer y esta tarde se negó a declarar ante el fiscal de la causa y seguirá preso por el delito de “abuso sexual con acceso carnal”.

Las fuentes indicaron a Télam que el hombre contrató a varios jóvenes, muchos de ellos del interior del país y de la provincia de Buenos Aires, para trabajar en el local gastronómico que concesionaba en el balneario Botavara, ubicado la avenida costanera y el cruce con la calle Poseidón, en la zona norte de Pinamar.

Los investigadores lograron establecer que Tinari alquiló, en los primeros días de la temporada, varias habitaciones en el Hotel Trinidad para alojar a sus empleados, pero luego reservó una casa para que pudieran vivir allí durante los meses de enero y febrero.

El abuso

Una de la empleadas -de quien se preserva su identidad- denunció que el pasado 22 de diciembre fue abusada sexualmente en una de las habitaciones de dicho hotel.

Si bien el supuesto abuso fue antes de Navidad, un vocero judicial con acceso al expediente explicó a Télam que la joven realizó la denuncia el pasado 6 de enero en la Comisaría de la Mujer de Pinamar, luego de que otra compañera suya también presentara una denuncia contra Tinari pero por “explotación sexual”.

Según consta en la denuncia por la violación, la joven salió de bañarse y se encontró con su empleador en la cama, quien la tomó del brazo y abusó de ella.

Tras obtener otros elementos, el fiscal Juan Pablo Calderón, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Pinamar, solicitó tres allanamientos y logró la aprehensión del acusado.

El arresto

El hombre fue detenido ayer en la casa que albergaba a los empleados, ubicada en la avenida Enrique Shaw al 3000, indicaron las fuentes.

En el lugar se secuestró su teléfono celular y un bolso marca Puma de color turquesa y azul, y una valija roja que contenían ropa y elementos de perfumería de la víctima.

Los otros dos lugares allanados fueron el balneario donde funcionaba el restaurant y la casa donde se alojaba el empresario y que compartía con su pareja.

Participaron de los operativos personal de la Comisaria de la Mujer de Pinamar y del Servicio Externo de Ostende y Pinamar.

Sexo con clientes

En tanto, tambiénlo investigan en el marco de otra causa tras la de otra de sus empleadas, quien dijo que Tinari le ofreció dinero a cambio de tener sexo con clientes del balneario.

Esta denuncia la investiga el fiscal de General Madariaga Walter Mercuri, quien caratuló al expediente como “tentativa de explotación del ejercicio económico de la prostitución y trata laboral”, aunque de confirmarse esta última acusación, la investigación pasará al fuero federal.

Tras dos allanamientos ordenados por el fiscal Mercuri se incautó dos computadoras personales, un celular y varias hojas de un cuadernillo con registros y constancias de puño y letra de la situación laboral de empleados, además de documentación de interés para la causa.

“Luego de esta denuncia por trata de personas la víctima tomó coraje y lo denunció por abuso”, dijo a Télam una fuente judicial.

Una condena

A su vez, testigos declararon que el sospechoso también tenía una relación violenta con su pareja, a quien amenazó varias veces de echarla del balneario.

Por otra parte, fuentes judiciales aseguraron a Télam que Tinari tiene una pena de 8 años de prisión en suspenso por el delito de “exhibiciones obscenas y daños”, en el Departamento Judicial de Morón.

Según los voceros, en esa causa al hombre lo juzgaron luego de descubrirlo mostrando sus genitales en la puerta de un jardín de infantes de esa localidad del oeste del conurbano bonaerense.


Compartir: