| Conferencia de prensa

Amnistía Internacional sostuvo que la detención de Milagro Sala es arbitraria

La directora para América de la organización criticó al Gobierno por no tener una política de derechos humanos. El arresto de Milagro es representativo de la persecución a disidentes.

Guevara Rosas durante la conferencia de prensa.

Guevara Rosas durante la conferencia de prensa.

Amnistía Internacional no hace distingos: Milagros Sala y Leopoldo López, son víctimas de procesos judiciales viciados de irregularidades y ninguno de los dos deberían estar detenidos. Aunque la Argentina y Venezuela no son iguales, los dos presos políticos más conocidos de cada país, han sido víctimas de actuaciones judiciales en las que se han violado los derechos humanos.

Aunque no lo dijo en forma explícita así quedó en claro hoy durante una conferencia de prensa que ofreció Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas, convocada para referirse a la agenda regresiva de derechos humanos en América y en la que estuvo acompañada por Mariela Belski, directora ejecutiva de la organización dedicada a la defensa de los derechos humanos en la Argentina.

La mexicana Guevara Rosas trazó un preocupante panorama sobre la situación de los derechos humanos en todo el continente, al hacer un repaso en la situación de cada país, y consideró que la última asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA) fue un “circo”, en la que no se pudo llegar a un consenso para condenar la situación en el país gobernado por Nicolás Maduro.

Una reunión esta mañana con el flamante canciller argentino, Jorge Faurie, fue el comienzo de la visita de Guevara Rosas a la Argentina, en la que tiene previsto reunirse con legisladores en el Congreso y referentes de colectivos que defienden los derechos de las mujeres en particular y de los derechos humanos en general. Con el canciller no hablaron de la situación específica de los derechos humanos en la Argentina, pero le plantearon que debe ser uno de los temas de agenda cuando se realice la próxima reunión del G20, del que Mauricio Macri será el próximo titular.

“Los sistemas judiciales son usados para la criminalización de la disidencia, no sólo en el caso de Milagro Sala”, sostuvo la dirigente en la primera pregunta concreta que se le realizó sobre la situación de la líder de la Tupac Amarú, detenida desde hace más de un año. La semana pasada, la Cámara de Casación Penal confirmó la pena de tres años de prisión contra Sala por un escrache al actual gobernador y entonces senador Gerardo Morales.

“La detención es arbitraria”, dijo Guevara Rosas al considerar que no se respetaron los derechos del debido proceso, ya que Sala fue detenida cuando llevaba adelante un acampe contra el gobernador. “El caso Sala nos llega dentro de un marco regional. Encontramos que esa detención era violatoria de los derechos al debido proceso y un juicio justo”, sostuvo.

Belski sostuvo que la posición de la entidad no va cambiar cuando la Corte Suprema de Justicia resuelva la situación de Sala. “Este Gobierno no tiene una política de derechos humanos”, aseguró Belski, al considerar que hubo retrocesos en esta cuestión desde que Macri llegó al gobierno. Y rescatío del gobierno anterior el impulso a los juicios de los represores, pero cuestionó que no se hubiera hecho nada por promover los derechos de las mujeres.

Al describir lo que ocurre en Venezuela, Guevara Rosas sostuvo que la población sufre privaciones de todo tipo y que en los barrios “chavistas” la mayoría de la gente sólo come una vez por día y hacen colas de varias horas para conseguir alimentos que son distribuidos por el Gobierno.

Al referirse a la situación concreta del dirigente opositor Leopoldo López condenado a 13 años de prisión, aseguró es un “preso de conciencia” y que fue condenado sin pruebas. Sostuvo como ejemplo de la falta de garantías que se había incorporado el testimonio de una psicóloga, quien dijo que cuando López hablaba de manifestar en forma pacífica quería expresar todo lo contrario. López está detenido en una cárcel militar, aislado, y a los gritos dijo que estaba siendo víctima de torturas. Amnistía pidió que se investigue su denuncia.