| ¿Entrevistas pagas o ficción?

Historia secreta del escándalo Chiche

Dos motochorros fueron detenidos luego de dar sus testimonios en el programa de Gelblung. Productores del ciclo dijeron que eran actores que habían cobrado 300 pesos.

Chiche defendió las entrevistas a los supuesos ladrones.

Chiche defendió las entrevistas a los supuesos ladrones.

Fiel a su estilo, el lunes pasado dos supuestos motochorros fueron entrevistados por Chiche Gelblung, quienes dieron meticulosos detalles del modus operandi a la hora de delinquir. En el programa Chiche en Vivo, que se emite por C5N, y que cuenta con una producción independiente del canal de noticias, los presuntos delincuentes relataron con lujo de detalles el oficio criminal de afanar en moto. Según fuentes policiales, a raíz de la emisión del programa; personal de la seccional 31a. detuvo a los motochorros al finalizar la emisión y los demoró hasta dar intervención judicial del caso. Las tres personas demoradas, entre  20 y 23 años, no tenían documentos que permitieran identificarlas, y fueron trasladados a la dependencia policial. El nombre de las personas encargadas de encontrar testimonios televisivos para la televisión son conocidos en la jerga como Operadores, proveedores, punteros de invitados.  Personas encargadas de encontrar testimonios que hablen de la temática a desarrollar generalmente vinculados a temas complejos, o del hampa. Independiente de si es o no verdad su testimonio, los proveedores tienen que ablandar y sondear a las personas que irán a un canal en vivo, o a una nota grabada. Pero nada es gratis. Los proveedores exigen: un vehículo que los lleve y traiga, dinero para su producción y un bolo para los invitados. Estos bolos, como en el rubro de los actores que son entrevistados o actúan de extras en los programas; van desde los 200 hasta los mil pesos pero de manera informal. La agencia Télam dijo en un cable que en el momento de la detención, productores del ciclo intentaron evitarla y dijeron que se trataba de jóvenes actores a quienes habían pagado 300 pesos para hacerse pasar por motochorros. Un recurso conocido en el ambiente de la producción periodística televisiva desde los años 90 y que nadie se pone colorado a la hora de utilizarlos. Actualmente en el aire, hay más de cuatro producciones que recurren a los punteros televisivos que recorren, talks shows, programas de encuentros, o periodísticos. Chiche en su descargo, el día después de la detención aclaró que no es la primera vez que entrevista a delincuentes. “Es un estilo periodístico, algunos pueden estar de acuerdo, otros no. Esta convocatoria se hace a través de operadores que tienen contacto con este tipo de gente. El tema de motochorros es un tema de actualidad permanente, es uno de los flagelos que azota a la Ciudad y el Conurbano”. Gelblung también habló sobre el anonimato de los entevistados: “Ratificamos plenamente la entrevista. Somos periodistas, no somos la Justicia.  Cuando he tenido que pagar lo he dicho públicamente, y no fue a delincuentes precisamente. No queremos que nos usen para ninguna interna ni nada por el estilo. Estamos dispuestos a llegar a las últimas consecuencias y estamos a disposición de la Justicia para las aclaraciones necesarias”.