| Pedido del cierre de la causa

El futuro de Boudou en manos de la Cámara de Casación

Los abogados del vicepresidente pidieron que se desvincule al funcionario del proceso por enteder que no hay ninguna conducta penal que se le pueda reprochar.

El vicepresidente quiere poner fin a su periplo judicial.

El vicepresidente quiere poner fin a su periplo judicial.

El futuro del vicepresidente de la Nación, Amado Boudou,está ahora en manos de la Cámara de Casación Penal que deberá decidir si siguen las actuaciones en su contra en la causa de la imprenta Ciccone Calcográfica.

La defensa de Boudou se presentó ante el tribunal ayer para reclamar que la Cámara de Casación defina si debe continuar o no bajo investigación por negociaciones incompatibles con la función pública a dos años de iniciada la causa.

La Sala IV tiene ahora un plazo de 20 días hábiles –aunque podría extenderse– para definir el planteo de “excepción por falta de acción”, que en noviembre pasado fue apuntalado por el fiscal de Casación, Javier De Luca.

En el escrito presentado por los abogados de Boudou, a lo largo de 28 carillas se realizó un repaso de los hechos que para la defensa sostienen la “inexistencia de conducta alguna atribuible a Boudou que pueda ser subsumida en un tipo penal”.

En síntesis, que el actual vice no tuvo intervención en la operación para el levantamiento de la quiebra de la ex Ciccone, salvo por la nota que suscribió el 8 de noviembre de 2010, mediante la cual rechazó definir el futuro de la firma consultado por la AFIP en relación a la quita de intereses solicitada por la imprenta.

Ahora, el tribunal de Casación que integran los jueces Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Juan Carlos Gemignani, debe definir si acepta el planteo o lo rechaza. El plazo de 20 días no es perentorio, por lo que podría extenderse como ya ha sucedido con otros incidentes en la misma causa. Si lo avala, Boudou quedaría automáticamente fuera de la investigación por negociaciones incompatibles, aunque aún estaría vinculado a la que busca determinar si se enriqueció ilícitamente. Podría rechazar el tratamiento de la cuestión o, como suele suceder en causas de gran repercusión política y mediática, tomar un camino intermedio y dejar al vice dentro del expediente pero exigiendo al juez Ariel Lijo que acelere la instrucción y sea él quien defina su situación procesal.

 


Compartir: 
Etiquetas:  ,