| Columnistas

Que nuestro dolor no se repita

Por Vivian Perrone*
 Fueron siete las personas atacadas con la modalidad de linchamiento. Nos dicen que esto ocurre porque a la sociedad le falta valores pero esta es la misma sociedad que hace años espera que alguien la escuche.
En lugar de eso, tenemos un Tribunal que libera a un cura violador. Un cura que abusa sexualmente en reiteradas ocasiones a chiquitos de la calle; chiquitos que hoy son hombres y reciben un nuevo cachetazo por la injusticia que les genera mas violencia interna.
A pesar de marchas y reclamos, seguimos viendo todos los fines de semana a conductores ebrios que lastiman y matan; nos damos vuelta y ellos ya están conduciendo.
Como respuesta a nuestra paciencia tenemos a un grupo de “expertos” que pretende cambiar a nuestro Código Penal por otro mas light; mas benévolo y con menos capacidad de restaurar los valores que ahora dicen esta sociedad perdió.
La Justicia por mano propia no es la solución a absolutamente nada. Por eso, el declarar la Emergencia en Seguridad crea ciertas expectativas. Por lo menos es alguna respuesta a todos estos reclamos.
Pero quedan temas por debatir. Las cárceles siguen siendo depósitos humanos, la mayoría de los jueces ni siquiera leen las causas y liberan a violadores y asesinos, los menores que delinquen no son responsabilidad de nadie.
La sociedad espera respuestas; los que perdimos a un ser querido no queremos que nuestro dolor se repita. Ya llevo la foto de mi hijo muerto colgado de mi cuello en una pancarta. No me pidan que lleve dos.
*Asociación Madres del Dolor.