| En Corrientes

Hirió de siete tiros a su esposa embarazada y tomó rehenes

El hombre fue detenido después de varias horas de permanecer atrincherado en la habitación de un hotel. La mujer se encuentra internada en grave estado.

Un hombre hirió hoy de siete balazos a su mujer embarazada y luego se atrincheró con rehenes en un hotel de la ciudad correntina de Esquina, aunque en el transcurso de una negociación con la policía dejó retirar a la herida y a los cautivos, y finalmente fue detenido en el lugar.

El hecho ocurrió esta mañana, en el interior de una habitación del hotel Alemán de la ciudad distante a unos 300 kilómetros de la capital provincial, cuando Alberto Robledo (37) le efectuó siete disparos a su pareja, Antonia Ocampo (26).

Luego, el hombre se atrincheró en el hotel y tomó de rehenes a varios empleados, hasta que durante negociaciones con la policía, recién accedió a que se llevaran a Ocampo al hospital local.

El comisario Sergio Aguilar, del Departamento de Relaciones Institucionales de la Policía provincial, dijo a Télam que la mujer gravemente herida se encuentra embarazada.

Ocampo fue trasladada al hospital “San Roque” de Esquina, cuyo director, Hugo Zambrano, confirmó que recibió siete disparos: uno en la nuca, cuatro en el cráneo y dos en el tórax.

El médico dijo además que el estado de la víctima es “crítico”, que perdió “mucha sangre” y que fue derivada al hospital Zonal de Goya “Camilo Muniagurria”, a unos 100 kilómetros, donde será intervenida quirúrgicamente.

“Está grave, pero estable, se la compensó hemodinámicamente y está siendo derivada al hospital zonal de Goya”, expresó.
En tanto, detalló que la paciente “está consciente, en un cuadro grave”, a la vez que agregó que “hay riesgo de vida todavía y hay que evaluar qué daño hicieron los impactos de bala”.

“A nivel del tórax tenía orificios de entrada y salida, y en el cráneo no se le extrajeron las balas todavía, pero, en principio parecería que no hicieron daño en el cerebro”, afirmó.

“Se le está realizando un monitoreo continuo, ella está consciente y estable, pero corre riesgo su vida”, concluyó.

En tanto, efectivos policiales de la comisaría Primera de la localidad de Esquina, confirmaron a Télam, que el victimario fue finalmente reducido a las 13,20 por efectivos policiales, luego de casi seis horas de haber estado atrincherado.

En medio de la trágica escena que conmocionó a la comunidad esquinense, Robledo, también mantuvo en condición de rehenes a varios de los empleados del hotel, que luego fueron liberados, mientras él permaneció atrincherado y armado con un revólver calibre 38.

Fuentes policiales de la Comisaría Primera de Esquina, mencionaron a Télam  que el autor del hecho “no parecía estar drogado ni alcoholizado” al momento del hecho.

La fuente precisó que el agresor estaba sumido en una crisis de nervios y que habría tenido intenciones de suicidarse.
La investigación del caso quedó a cargo del fiscal Carlos Gallardo, de la localidad e Esquina.