| En San Martín

Arrestan a un joven de 20 años acusado de matar a un policía metropolitano

La principal hipótesis es que el agente fue asesinado por venganza cuando estaba en la puerta de la casa de un amigo en Villa Ballester. El acusado conducía un coche similar a uno que quedó registrado en la escena del crimen.

La Policía de la provincia de Buenos Aires detuvo a un joven de 20 años acusado de asesinar al efectivo de la Policía Metropolitana Javier Hidalgo tras un operativo realizado en las últimas horas en la localidad bonaerense de San Martín.

La detención fue llevada a cabo por efectivos de la comisarías 5a. y 9a. de esa ciudad en las calles Folch entre Margaritas y Las Violetas, informaron fuentes de la fuerza de seguridad.

El imputado, que tiene antecedentes penales, circulaba en un Fiat 147, que fue utilizado en el momento del crimen ocurrido este fin de semana.

Hidalgo fue ultimado a balazos cuando llegaba a la casa de un amigo ubicada en el cruce de Caseros y Bolívar de Villa Ballester.

En poder de Acuña la policía secuestró un Fiat 147 gris, patente SDC208, que fue captado por cámaras de seguridad en el lugar del crimen del policía.

El sospechoso quedó a disposición de a Unidad Funcional 5 de San Martín, donde se se determinó que tiene antecedentes penales por un robo cometido en 2011, cuando era menor de edad.

El policía Hidalgo, de 23 años, fue asesinado la madrugada del pasado sábado de un disparo en el pecho cuando llegaba a la casa de unos amigos en la localidad bonaerense de Villa Ballester.

Fuentes policiales informaron que la principal hipótesis de los investigadores es que los mismos delincuentes habían intentado asesinar al agente fallecido anteriormente por venganza, luego de que en otra oportunidad intentaran robarle su motocicleta, se enfrentaran a los tiros e hiriera a uno de ellos.

El crimen fue cometido cuando Hidalgo llegaba a la vivienda de unos amigos, ubicada en el cruce de Caseros y Bolívar, con los que había planeado una salida.

Según dijeron los voceros, el policía esperaba en la puerta de la casa junto a su motocicleta cuando fue sorprendido por al menos dos delincuentes armados que lo abordaron, lo increparon y le dispararon un balazo en el pecho.

El efectivo, quien se desempeñaba en la Comuna 15 de la Policía Metropolitana, alcanzó a desenfundar su arma reglamentaria y a disparar entre cinco y seis veces, pero fue herido de gravedad.

Los homicidas observaron al policía caer al suelo ensangrentado y escaparon del lugar a toda velocidad sin robar ninguna de sus pertenencias.

Los amigos de Hidalgo llamaron al servicio de alerta 911, por lo que se presentaron en el lugar los policías de la seccional local y la asistencia médica de emergencia, aunque sus heridas revestían mucha gravedad y no pudieron salvarlo.

Los amigos de la víctima contaron a la policía que Hidalgo estaba “fichado” por ser policía y que con anterioridad se había tiroteado con delincuentes que habían querido robarle la moto, quienes desde hace tiempo lo buscaban vengarse, por lo que él “estaba asustado”.