| En la Planta Transmisora del Ministerio de Seguridad

Comenzó el juicio por el homicidio de tres policías bonaerenses

Están siendos juzgado un ex policía y otro hombre. El móvil era robar equipos de comunicaciones, crear una banda de secuestradores y provocar hechos de conmoción política.

El hecho se aclaró gracias a la confesión de uno de los acusados.

El hecho se aclaró gracias a la confesión de uno de los acusados.

Un ex policía bonaerense y el hijo de un ex agente del Servicio Penitenciario provincial comenzaron a ser juzgados por el crimen en 2007 de tres policías que custodiaban la Planta Transmisora del Ministerio de Seguridad provincial, en la localidad bonaerense de Arana.

Se trata del triple crimen de los efectivos Pedro Díaz, Ricardo Torres Barbosa y Alejandro Vatalaro, cuyos cadáveres fueron encontrados en esa dependencia policial la madrugada del 19 de octubre del 2007 con cortes en distintas partes del cuerpo y balazos.

Por el hecho comenzaron a ser juzgados hoy por el Tribunal Oral en lo Criminal II de La Plata -integrado por los jueces Claudio Bernard, Silvia Hoerr y Liliana Torrisiel-, el ex policía Marcos Casetti y el hijo de un ex agente penitenciario Mariano Ezequiel Filippi.

Los imputados están acusados del delito de “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas, con alevosía por haberse cometido con el objeto de procurar su impunidad y perpetrado en razón de la condición -de policías- que revestían las víctimas, en concurso real con robo agravado por el uso de armas de fuego aptas para el disparo”.

El hecho ocurrió la madrugada del 19 de octubre de 2007 en la planta transmisora ubicada en la calle 7 y 630 de Arana, de donde desaparecieron gran cantidad de armas.

En la primera línea de investigación que giró en torno a lo pasional, se detuvo a dos hombres que luego fueron liberados.

Luego, cuando se investigó a una banda mixta de ladrones y policías se apresó a otros cinco hombres (Juan Pablo “Papupa” Córdoba, Miguel Tobar, Pablo Alejandro Cepeda, Héctor Fabián Rivero y Edgardo Manuel Zúcaro), quienes también meses después fueron desvinculados de la causa.

La causa por el triple crimen sufrió un vuelco importante cuando la investigación pasó a la órbita de la Fiscalía de Delitos Complejos, a cargo de Esteban Lombardo, Jorge Paolini y Victoria Huergo.

Los fiscales dieron crédito a un video grabado por el ex policía Casetti mientras estaba detenido en la Unidad 9, en el que involucró en los crímenes a Medina y a Fernando Darío Maciel, hasta este lunes prófugo.

Según ese video, el objetivo de ingresar a la planta transmisora era el de robar equipos de comunicaciones para armar una banda de secuestradores y producir un hecho de impacto político a pocos días de las elecciones de aquel año.

Así, en noviembre del 2011 pidieron la elevación a juicio para Casetti en base a una serie de pruebas recolectadas en la causa como huellas dejadas en un llavero, testigos de identidad reservada que lo vieron salir de la planta transmisora y la desaparición de su pistola 9 milímetros, con la que se habrían cometido los crímenes.


Compartir: