| Decisión del juez Casanello

James, Palacios y Narodovsky a juicio oral por escuchas ilegales

El juez cerró la causa y ordenó que vayan a juicio los ex funcionarios del gobierno porteño. También ordenó nuevas medidas para determinar la responsabilidad de Mauricio Macri.

Palacios fue jefe de la Policía Metropolitana.

Palacios fue jefe de la Policía Metropolitana.

El juez federal Sebastián Casanello envió a juicio oral al exministro de Educación porteño Mariano Narodovsky, al exespía Ciro James y a Jorge “Fino” Palacios y otros funcionarios macristas, en la causa por escuchas ilegales en el ámbito del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

A la vez, consideró que por el momento no hay evidencias para someter a juicio al jefe de Gobierno Mauricio Macri, aunque ordenó “nuevas medidas de prueba” para evaluar su situación.

Casanello, a pesar de anular la decisión de enviar a Macri a juicio, elevó un pedido de realizar nuevas medidas de prueba para sumar a la causa, confirmaron fuentes judiciales.

Casanello entendió que faltan evidencias y que Macri hasta el momento aparece involucrado por una cuestión de “organigrama” en la estructura del Gobierno de la ciudad y dispuso profundizar la investigación para luego resolver si lo envía a juicio.

Entre otras medidas, citó como testigo al exjuez federal y actual ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, pidió medidas de prueba referidas al cuñado de Macri, Néstor Leonardo, que aparece como víctima de las escuchas, y requirió informes sobre una empresa de seguridad que habría sido contratada por el padre del funcionario, Franco Macri.

Macri quedó procesado en la causa por una decisión del anterior juez del caso, Norberto Oyarbide, y confirmada por la Cámara Federal porteña, pero Casanello anuló el cierre de la instrucción respecto de su persona y los respectivos pedidos de elevamiento de la causa a juicio oral hechos por la fiscalía y los querellantes.

El jefe de Gobierno está procesado por “violación de secreto, abuso de autoridad, falsificación de documentos públicos y asociación ilícita”, pero en su resolución Casanello cuestionó esta última figura y puso en duda su existencia para cometer los delitos investigados.

La causa por el espionaje ilegal se inició a raíz de una denuncia de un integrante del grupo de familiares de víctimas del atentado a la AMIA, Sergio Burstein, luego de un llamado anónimo donde le advirtieron que escuchaban sus teléfonos.

Luego, se fueron agregando distintos damnificados, como el propio cuñado de Macri, Leonardo, empresarios y legisladores.

Según la causa, James tenía el aval de dos jueces de Misiones y sus secretarías, que ordenaban las escuchas con la excusa de usarlas en investigaciones penales.

Las escuchas eran realizadas en la SIDE y James retiraba las cintas de ese organismo. El procesado reportaba al exjefe de la Metropolitana, Jorge “Fino” Palacios.

Por su parte, Narodowski quedó procesado por haber contratado a James en el Ministerio de Educación de la ciudad como “asesor”, sin que se haya demostrado qué función cumplió allí.

Para la Justicia, la controvertida contratación de James fue la pantalla usada a la hora de pagarle por sus maniobras ilegales.

Todos los procesados están excarcelados y llegarán en libertad al juicio oral.


Compartir: