| Noticias

Quilmes: tres heridos en una seguidilla de asaltos

Un hombre y dos adolescentes fueron baleados en sendos robos, uno de ellos con toma de rehenes y tiroteo, cometidos en un radio de seis cuadras en el barrio Parque Calchaquí de Quilmes, mientras que una pareja fue víctima de un asalto en la misma zona, informaron hoy fuentes policiales.

El primero de los asaltos bajo la modalidad “entradera” fue cometido anoche cerca de las 21.45 en Brasil 2997, y Eustondo, de La Cañada, Quilmes, cuando Antonio Alberto Escudero (54) fue interceptado por cuatro delincuentes armados en la puerta de su casa, cuando paseaba a su perro y ayudaba a su mujer a entrar unas bolsas del supermercado.

Los asaltantes, que estaban escondidos en una zona oscura, sorprendieron a la víctima con fines de robo y cuando ésta reaccionó para evitar que entraran a su casa fue herida de un disparo que le impactó en el brazo izquierdo, a la altura del codo, y que luego dio en su perro, que murió.

Los ladrones huyeron en un auto gris con una cartera de la mujer de Escudero, que estaba junto a él en el momento del hecho, en la que había documentación personal y mil pesos.

El herido fue llevado al Hospital El Cruce de Florencio Varela, donde fue asistido y se encontraba fuera de peligro.

Mientras la policía de la seccional 9na. de Quilmes trabajaba en el lugar del hecho, vio que por la calle Brasil circulaba a alta velocidad un vehículo marca Renault Fluence y detrás otro auto, un Volkswagen Gold Trend, cuyos ocupantes al pasar frente a los efectivos comenzaron a disparar.

Las fuentes explicaron que los policías repelieron el ataque y se generó un tiroteo, aunque los agresores escaparon.

Instantes después, se acercó a los policías un hombre, identificado como Rubén Medina (47), quien les pidió ayuda porque delincuentes acababan de tomar como rehenes a su hija y a dos amigas en Brasil 2957, a metros del lugar.

Según el denunciante, a cinco cuadras de allí, cuando iba con su hija de 14 años y dos amigas de de ésta de 15 en su Renault Fluence, fue abordado por delincuentes que iban en un Gol Trend, que se cruzó en su camino.

Los ladrones amenazaron a Medina, lo bajaron del rodado y lo subieron al otro, en el que lo condujeron hasta su casa para que buscara dinero si quería recuperar a la adolescentes.

Según las fuentes, los delincuentes al ver una patrulla policial a metros de la casa -debido a que el asalto anterior había sido en la misma zona- optaron por irse del lugar en los dos autos y con las chicas como rehenes.

Luego, en la esquina de calles Lisandro de la Torre y Gutiérrez, los ladrones asaltaron a un automovilista para apoderarse de su rodado y abandonaron los otros dos, entre ellos el Renault Fluence, que estaba prendido fuego y en cuyo interior estaban heridas a balazos dos de las tres adolescentes.

La hija de Medina presentaba un balazo en la pierna izquierda y en un codo, mientras que una de sus amigas presentaba una lesión en la zona intercostal derecha.

Ambas fueron trasladas a la Clínica Trinidad, donde fueron asistidas y se hallan fuera de peligro.

Por disposición de las autoridades policiales, se secuestraron las aras de los policías que participaron del tiroteo con los delincuentes que llevaban a las jóvenes cautivas,con el fin de determinar si con ellas balearon a las chicas.

Esta mañana, en declaraciones a la prensa, Medina contó al canal TN que su hija tiene “dos impactos de bala” aunque “está fuera de peligro”, mientras que una de las amigas “también fue herida”.

Medina recordó que cuando “los ladrones vieron a la policía, se tirotearon y escaparon con las chicas adentro del auto”.

“Uno de los delincuentes les decí­a `no levanten la cabeza`, pero ellas empezaron a sentir olor a quemado porque creo que recibieron un disparo en uno de los neumáticos y el auto se estaba prendiendo fuego”, añadió Medina.

El hombre sostuvo que entonces su hija le dijo a uno de los delincuentes “o nos pegan un tiro o morimos quemadas”, tras lo cual las chicas fueron abandonadas dentro del auto.

Finalmente, en la misma zona e instantes después una pareja que vive a unas 15 cuadras de donde se produjeron los otros dos hechos, denunció que delincuentes habían desvalijado su casa de Ecuador y Unamuno.

La investigación de los tres hechos, por los que no hay ningún detenido, está a cargo de la fiscalía de turno de Quilmes, que pidió colaboraciòn de Gendarmería Nacional.


Compartir: