| Columnistas

La gestión de la identidad en la era digital

Por Daniel Monastersky*

Con la difusión de imágenes filtradas recientemente por el denominado “Camus Hacker” se evidenció una preocupación en gran parte de la sociedad producto de la facilidad con la que supuestamente se había vulnerado la intimidad de las victimas.

Debemos aprovechar este incidente para generar espacios donde los ciudadanos puedan aprender respecto de las medidas que existen para minimizar los riesgos que existen en Internet.

Algunos de los damnificados, ante la incertidumbre de llegar a un resultado concreto, decidieron no radicar la denuncia en la justicia penal. Esa falsa percepción de vacío legal, de desprotección en material de delitos informáticos no es tal, si bien existen algunas figuras que todavía no han sido tipificadas.

Ante el desconocimiento generalizado que existe respecto de la existencia de normas que tipifiquen estos hechos, se hace necesario generar espacios que contribuyan a la difusión y concientización de la sociedad. Hace tiempo se viene sugiriendo la creación de una fiscalía especializada que cuente con profesionales capacitados que puedan investigar esta materia en particular. Desde el año 2008 esta vigente la Ley 26.388 de Delitos Informáticos y recientemente ha tomado estado publico el anteproyecto de ley del Código Penal que contempla el robo de identidad.

En la actualidad es fundamental ir construyendo una identidad digital. Internet es tu CV y quieras o no, para mucha gente, sos lo que en ella se refleja de vos. La reputación que uno tenga esta basada, en muchos casos, en la percepción e información que haya sobre cada uno de nosotros en la red.

Lo que uno no diga sobre su persona, lo dirá otro. La construcción de la identidad, la generación de contenido y la responsabilidad en cuanto a lo que se comparta, será de suma importancia en los años venideros. Es necesario pensar antes de subir una foto, un video o un comentario. Puede causar un daño y deberemos responder por él. También podría generar inconvenientes en nuestra vida personal y profesional. Lo que se sube a internet, no se baja mas, con suerte se podrá borrar en parte y dificultar el acceso al mismo a través de medidas cautelares ante los buscadores, dificultando su acceso.

Aunque parecería que los mas jóvenes deberían tener mayor conciencia respecto a estas cuestiones relativas a los riesgos que existen en Internet, en la práctica sucede todo lo contrario. Estando en la escuela la primaria, secundaria o universitaria, ellos no miden las consecuencias de publicar comentarios, fotos y demás hechos que le suceden día a día en su vida. Su expectativa de privacidad es casi nula, lo público es la regla para ellos.

Días pasados el hijo de uno de mis mejores amigos había puesto como foto de perfil en Facebook una imagen que, a mi entender, podía llegar a darle un dolor de cabeza en el futuro. Me puse en contacto con él y le dije que me parecía que no era una imagen adecuada para un estudiante de derecho. Si bien al principio no comprendió los riesgos a los que estaba expuesto, sí tomó real dimensión cuando le comenté que esa misma foto era la que iban a ver las personas que lo tendrían en cuenta cuando quisiera ingresar al mercado laboral.

Luego de ese hecho él comprendió enseguida como debía manejarse de ahí en adelante con sus datos personales en la red, algo que evidentemente no hace la mayoría de los menores. Si no tenés presencia en las redes sociales, alguien lo hará por vos. Es necesario ocupar los espacios sociales en la red. Aunque uno no quiera tener actividad o interactuar con otras personas, sugiero contar con un perfil, al menos en Twitter, Facebook y Linkedin. En caso que no tengamos presencia en esas plataformas, un tercero podría ocupar ese espacio y, para muchos, ese será tu perfil verdadero.

*Abogado especializado en delitos informáticos; director de Identidad Robada / @identidadrobada


Compartir: