| Columnistas

Un remisero atrapado en la burocracia cordobesa

Por Carlos Alejandro Brito*

La causa 2463102, caratula “Daños y perjuicios, accidente de tránsito del 28 de agosto de 2013”, parece un simple siniestro vial, pero destapa una irregularidad seria de la policía cordobesa. Yo, Carlos Alejandro Brito, remisero, demando al gobierno de la Provincia de Córdoba en la causa tramitada en el Juzgado de Primera Instancia Civil numero 16. Soy remisero con habilitación municipal y estoy sin poder trabajar desde julio de 2013, ya que me chocó un móvil policial.

 

La particularidad de este accidente es que el patrullero no tiene el seguro que es obligatorio ni VTV (Verificación Técnica Vehicular). Hace siete meses que mi familia y yo circulamos pidiendo que se nos escuche, ya que estoy sin trabajar y el Estado provincial no se hace cargo. Desde el juzgado donde inicié la demanda se solicitó a la Superintendencia de Seguros de la Nación un informe para saber si los móviles policiales de la Provincia de Córdoba contaban con seguro y la respuesta de esta entidad fue que no poseen seguro desde 2012.

 

El caso no es sólo que no puedo trabajar, sino que estoy a punto de perder mi chapa como remís debido a que no tengo el dinero para incorporar una nueva unidad y los seis meses de depósito que exige la ordenanza se han vencido. Sumado a todo, la Justicia debería ser independiente y los medios de prensa de Córdoba no me escuchan ni quieren tomar mi caso por miedo a represalias de pautas publicitarias o cargos públicos. Poseeo pruebas y papeles de todo lo que estoy relatando. Y las notificaciones en donde se le solicita a la jueza ser escuchado, porque no tengo ningún sustento para mantener a mi familia. Tanto el gobernador José Manuel De la Sota como sus funcionarios están al tanto de la situación ya que fueron notificados y estuve encadenado en la puerta del Panal, la casa de gobierno.

 

*Remisero damnificado


Compartir: