| Noticias

Incendio de Barracas: investigan posible sabotaje y defectuosos controles municipales

Por Rodolfo Palacios– “Cuesta pensar ahora. Estamos velando a otro compañero y en un rato tenemos que volver a Barracas a seguir con las tareas de enfriamiento del edificio. No tenemos pruebas ni certezas, pero nadie nos saca de la cabeza que esto fue un atentado”. El que habla, dolido pero con la entereza suficiente como para seguir apagando incendios, es un bombero voluntario con 30 años de experiencia. Desde hace dos semanas trabaja junto a dos dotaciones en el depósito de Iron Mountain, donde murieron ocho bomberos y dos rescatistas.

 

Aunque es prematuro y las pericias llevarán varias semanas, los investigadores sumaron un indicio que apunta a que el incendio fue intencional y hay dudas sobre el control del gobierno porteño. En los videos que están en poder de la fiscal Marcela Sánchez, que habían sido grabados en una computadora que estaba fuera del predio, aparecerían cuatro o cinco focos de incendio. Eso demostraría que no fue una falla eléctrica lo que originó el siniestro porque sólo una mano humana podría haber iniciado el fuego en distintos puntos.

 

El lunes por la tarde murió la décima víctima: el bombero Facundo Ambrossi, que llevaba dos semanas internado. Tenía 25 años y tres hijos, y era voluntario en el cuartel de Vuelta de Rocha. Su padre, que era jefe de Bomberos, falleció justo hace un año.

 

“Por mi experiencia en otros incendios, generalmente las paredes con material ferroso dilatan y se derrumban hacia adentro. Acá ocurrió al revés. Quizá las estanterías metálicas fueron como un expansor poderoso y ocasionó la caída de la pared hacia afuera. Hubo tres desmoronamientos. Ahora estamos enfriando la estructura para que no se expanda”, dijo a CyR Walter de la Fuente, bombero voluntario de la Boca, que sigue trabajando en el depósito de Azara 1245, en Barracas, con personal de la Fiscalía, de la división Apoyo Tecnológico de la Policía Federal Argentina y grupos de bomberos.

 

De la Fuente confía en que las pericias llegarán a la verdad. “Si bien es difícil porque el fuego destroza todo, voy a citar al forense Osvaldo Raffo. El dice que los cadáveres hablan. En este caso, el depósito siniestrado va a hablar”.

 

Iron Mountain es una compañía neoyorquina que almacena y gestiona los registros de empresas de todo el mundo, en particular archivos antiguos e inactivos. ¿De haber sido un atentado, que documentación importante destruyeron? Esa es otra de las líneas investigativas que deben seguir los investigadores. Pero lo más urgente es establecer si el fuego fue accidental o intencional. Hasta ahora, pueden resaltarse estos diez puntos de la investigación:

 

-Si fue intencional, la o las personas que causaron el incendio conocían el depósito a la perfección. Sabían cómo moverse y lograr que las cámaras de seguridad no los registraran.

 

-El indicio más firme que sustenta la hipótesis del atentado es que según las cámaras de seguridad hubo cuatro o cinco focos de incendio.

 

– La Justicia investiga si existieron irregularidades en la habilitación que el gobierno porteño extendió a la compañía. Llama la atención que la estructura no haya resistido las llamas por más tiempo.

 

-No está claro cómo se originó el fuego. Por la magnitud del incendio, no se descarta que se haya usado un material combustible. “El fuego se propagó muy rápidamente, lo que abona las sospechas de intencionalidad, como si hubiese sido generado”, dijo una fuente policial.

 

-“Esta firma tuvo siniestros similares, con la sospecha de que los incendios fueron intencionales. Uno tiene que ser prudente, no puede confirmar ni descartar nada, pero hay antecedentes”, declaró el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni.

 

-En el caso de que haya existido una intencionalidad, los investigadores comenzarían a trabajar sobre dos hipótesis: que se haya tratado de una maniobra organizada y premeditada con un fin determinado, que es la más fuerte, o que haya sido obra de un pirómano.

 

-La Agencia Gubernamental de Control porteña, organismo encargado de la habilitación e inspección del lugar, que hace seis años había sufrido una clausura por falta de garantías contra incendios, quedó en la mira y es posible que en las próximas horas sea allanada. ¿Por qué habilitó el lugar si no funcionaba el sistema contra incendios? Además, uno de los empleados que declaró en la causa dijo que los aspersores no funcionaron.

 

– “Se necesitó elevar una temperatura de 400 grados por más de 15 minutos para fundir el metal de la manera en que se fundió, y lograr el tipo de foco ígneo que se logró. Es un elemento que nos da una idea de la magnitud del siniestro y de que pudo haber sido intencionalmente provocado”, dijo Miguel Arceo Ageo, abogado que representa a la familia de una de las víctimas.

 

-También se investiga si el sistema de rociadores y el interruptor del sistema anti incendios fueron inhabilitados intencionalmente antes del incendio.

 

-Para los pesquisas es fundamental conocer el contenido de la documentación que se depositó en el lugar. No es el primer incendio con características similares que padece esta empresa. En los últimos 15 años hubo siete incendios, entre ellos en Nueva Jersey y Londres. Los informes concluyeron que fueron intencionales.


Compartir: