| Por los pasillos

Moliné O’ Connor: el ex juez es ahora un jubilado feliz

El ex juez de la Corte Suprema Eduardo Moliné O’ Connor le ganó un juicio al Estado y cobrará todas las jubilaciones del régimen especial para magistrados desde 2003, cuando fue destituido por el Senado por “mal desempeño en sus funciones” tras un juicio político en los albores del gobierno de Néstor Kirchner. La Sala Tercera de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal declaró la inconstitucionalidad de un artículo de la ley de Jubilaciones y Pensiones, que restringe el acceso a la jubilación de privilegio a los jueces que “previo juicio político, o en su caso, previo sumario, fueren removidos por mal desempeño de sus funciones”.

 

Moliné O’Connor había obtenido la jubilación especial en 1998, cuando aún era juez de la Corte, pero el beneficio quedó en suspenso mientras permaneció en el cargo, hasta que fue destituido. Los camaristas Sergio Fernández, Jorge Argento y Carlos Grecco revirtieron un fallo de primera instancia que había denegado el beneficio jubilatorio especial para Moliné O’Connor por entender que se trataba de un “derecho en expectativa” y que en realidad, el ex juez podía “recurrir al régimen de reparto general”.

 

El tribunal determinó que cercenar el derecho a la jubilación especial viola el artículo 60 de la Constitución, que establece que el juicio político sólo puede disponer la destitución de un juez, pero no crear “una secuela distinta”, como quitarle el beneficio previsional especial. El fallo condena al Estado Nacional “a abonar las sumas adeudadas desde la fecha de la destitución con más los intereses desde que cada suma es debida”.


Compartir: