| Noticias

57 trabajadores explotados en talleres textiles

El juez en lo Criminal y Correccional Ariel Lijo citó a declarar a los titulares de las marcas de ropa M51, Narrow, Berry Blue y Zurah Jeans en una causa por presunta explotación laboral iniciada por la Administración Federal de Ingresos Públicos. “Se les imputa explotar laboralmente a cincuenta y siete personas, beneficiándose económicamente en razón del bajo monto abonado a la mano de obra, todos extranjeros y en situación irregular, quienes fabricaban las prendas de vestir por ellos comercializadas”, asegura la AFIP en un comunicado.

 

“Hemos detectado condiciones de trabajo inadmisibles”, remarcó el titular del organismo, Ricardo Echegaray, para enfatizar que “al no registrar a estos empleados se están evadiendo las cargas sociales y se está condenando a estas personas a no tener un trabajo digno, cobertura médica y acceso a una futura jubilación”. Entre los nueve directivos convocados por la Justicia se encuentran Silvia Bollada y Silvio D’Amore (presidente y accionista de Vidatex) y Sergio Alejandro Garber y Cesar Fernando Fucks (de Research Textil), ambas firmas fabricantes de la marca Narrow.

 

También citaron a Aldo Mario Rodriguez, presidente de Indu Jeans, que comercializa la marca M51 de jeans y camisas; a Rodrigo Garro, socio-gerente de Hermanos Garro; a Juan Carlos Paravicini y Ernesto Ponzini, socios gerentes de Kroppo, que venden Zurah Jeans y a Yim Chamg Yul, títular de la marca Berry Blue.

 

La AFIP se presenta como querellante tras la detección de tres talleres clandestinos en el barrio de Parque Chacabuco, donde se detuvo y se procesó a ocho encargados por “los delitos de trata de personas y reducción a la servidumbre”.

 

Narrow cuenta con más de 100 locales en todo el país y emplea a 87 trabajadores registrados entre las dos firmas que explotan la marca; M51 registró a 82 empleados, Berry Blue otros seis y Zurah Jeans a cinco.

 

“La AFIP, constituida como parte querellante en la causa, consideró que el reproche penal no se limitaba a los encargados de los talleres clandestinos”, y pidió al juzgado a cargo de Lijo “hacer extensivo el mismo a los dadores de trabajo que fomentaban esta situación de esclavitud para la producción de prendas textiles”, informó el comunicado del organismo.

 

El juzgado, según difundió AFIP, dispuso la citación de los directivos “a fin de esclarecer su participación en la cadena de producción de estos tres talleres textiles, y utilizó las pruebas recabadas a raí­z de los allanamientos ordenados en la causa y las indagatorias oportunamente tomadas a los encargados”.


Compartir: