| Por los pasillos

Dos ex camaristas federales mendocinos, a juicio

La justicia de Mendoza iniciará mañana un cuarto juicio por crímenes de lesa humanidad en la provincia que esta vez contará con los ex camaristas federales Otilio Romano y Luis Miret entre los acusados, imputados junto a otros militares y policías, por violaciones a los derechos humanos de más de 200 personas en la dictadura militar. Ante el inicio de este proceso, la procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, participará mañana a las 9 de un acto frente a la sede del Poder Judicial de la provincia junto a funcionarios nacionales y organizaciones locales.

 

Además, se presume que más de 200 testigos pasarán por el Tribunal Oral Federal 1 para aportar sus relatos sobre lo ocurrido en el centro clandestino de detención y tortura denominado “D2”, el Liceo Militar General Espejo y la Penitenciaría de Boulogne Sur Mer.ð Entre los imputados que tendrá este juicio, se encuentran los ex jueces Otilio Romano, Luis Miret, Gabriel Guzzo, Rolando Carrizo y Guillermo Petra, acusados de facilitar el plan de las Fuerzas Armadas al no investigar las denuncias de detenciones y desapariciones.

 

El caso de Romano es uno de los que mayor estado público tomó porque había sido denunciado ante el Consejo de la Magistratura en 2011 y un día antes de que se resolviera su suspensión, escapó a Chile buscando asilo político para eludir a la justicia argentina. Allí permaneció prófugo hasta que la Corte Suprema chilena ordenó su regreso al país, tras la solicitud de extradición interpuesta por la Argentina.

 

Desde su retorno a Mendoza en septiembre de 2013, se encuentra detenido en la Penitenciaría local de San Felipe, en el pabellón donde están alojados otros condenados y procesados por delitos cometidos durante la dictadura. Según el abogado de derechos humanos Diego Lavado, Romano “ha sido el hombre fuerte de la Justicia Federal durante la dictadura y durante todos estos años de democracia y también fue a partir del 2003 uno de los principales obstáculos para que se investigara los crímenes de lesa humanidad que comenzaron a enjuiciarse a partir de la caída de las leyes de impunidad”.


Compartir: