| Noticias

Pérez Esquivel pidió la revisión de la absolución de los policías del caso Duffau

El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel reclamó a la Cámara de Casación bonaerense “la máxima rigurosidad” al revisar el fallo en el que fueron absueltos cinco policías provinciales, acusados por la supuesta aplicación de torturas hasta la muerte del joven Gastón Duffau en 2008. “A pesar de numerosos y contundentes elementos de prueba que permiten afirmar que el fallecimiento del joven fue producto de las torturas infligidas por los policías imputados en la presente causa, el Tribunal decide absolver” a los ex agentes, se quejó en una presentación ante la Justicia.

 

En ese sentido, mencionó que “la Sala II de Casación había tenido por acreditado que Gastón Duffau falleció en el trayecto de la comisaría de Ramos Mejía hacia el Hospital Interzonal de Agudos de Haedo, donde fue llevado en la camioneta policial”.

 

Gastón Duffau murió el 23 de febrero de 2008 después de ser detenido a la salida de una casa de comidas rápidas en Ramos Mejía y en dos oportunidades sendos tribunales orales absolvieron a los policías Natalio De Nardis, Mauro Ponti, Luis Acuña, Rubén Steingruber y Leonardo Brandán.

 

Pérez Esquivel, junto con el ex fiscal Hugo Cañón, ambos como co-presidentes de la Comisión por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires, no sólo reclamó por la revisión del último fallo absolutorio contra los policías, sino que además denunció “las ejecuciones policiales como práctica sistemática”.

 

“Detectamos torturas, ejecuciones, hostigamientos y cercenamiento ilegal de derechos y garantías por parte de la policía. Las agrupamos bajo el concepto de prácticas policiales ilegales ya que su frecuencia y repetición sostenida en el tiempo obligan a conceptualizarlas como rasgos estructurales del funcionamiento policial-judicial y rechazar su definición en términos de trasgresión individual”, sostiene el escrito, presentado ante la Sala Segunda de la Casación provincial. En el caso Duffau, la entidad proclamó: “Entendemos que en la presente causa nos encontramos ante un evidente caso de violencia policial”.

 

“Asimismo, observamos que hay suficientes elementos probatorios que avalan esta lectura de los hechos y que, sin embargo, los jueces intervinientes, en un proceder por demás reprochable, solo toman la versión policial de los hechos, pretendiendo garantizar de este modo la impunidad en un caso de intensa gravedad institucional por tratarse, los victimarios, de agentes estatales”, añade el texto.

 

Según Pérez Esquivel y Cañón, existe una forma de asegurar “la garantía de impunidad” para los responsables de tales hechos. “A pesar de tratarse de situaciones de extrema gravedad y que nuestro país se ha comprometido por diferentes instrumentos a priorizar su investigación, persiste la reticencia institucional a investigar proactivamente los casos de ejecuciones perpetradas por agentes policiales. Es más, habitualmente quedan impunes en virtud de la decisión institucional de fiscales y jueces de no investigarlos”, resumieron.

 

“Desde esta Comisión Provincial por la Memoria requerimos la máxima rigurosidad al analizar el recurso de casación impetrado y tener en cuenta que en agosto de 2010, el Tribunal de Casación bonaerense anuló el fallo por considerar que hubo una errónea valoración de la prueba y ordenó realizar otro juicio oral”, indicaron.


Compartir: