| Noticias

Liberan al capo narco “Marcos”

Por orden del Tribunal Oral Federal número 3 de la Capital Federal, Marco Antonio “Marcos” Estrada González (de 51 años), condenado tres veces por narcotráfico y señalado como el líder del negocio del paco y la cocaína en la villa del Bajo Flores, fue liberado del penal de Ezeiza hace 10 días y volvió al barrio privado donde vivía antes de ser detenido.

 

A partir de la ley 26.695, promulgada en agosto de 2011 y que modificó la ley de Ejecución Penal, en el artículo 140 se estableció una escala de reducción de penas a los presos que decidan estudiar en la cárcel. Fue así que sus abogados recurrieron a la norma y solicitaron su salida anticipada. Y gracias a informes positivos del Servicio Penitenciario Federal, Estada González pudo acreditar “logros educativos” y obtener su libertad.

 

El jefe narco fue detenido en Paraguay el 5 de noviembre de 2007, y le correspondía la libertad condicional recién a partir del próximo 4 de julio. Desde entonces logró que dos megacausas en su contra se resolvieran en juicios abreviados y que se le impusiera una pena única de 10 años de prisión. A mediados de este año se cumplían las tres cuartas partes de su condena, que le garantizaban su libertad y cinco meses antes de lo previsto, salió de la cárcel.

 

La Fiscalía se opuso pero decidió no apelar. Las condiciones impuestas por el tribunal para concederle la libertad fueron fijar domicilio, “abstenerse de usar estupefacientes o de abusar de bebidas alcohólicas”, “no cometer nuevos delitos” y presentarse periódicamente ante la Justicia. Estrada aseguró a sus íntimos que su vida anterior “quedó atrás” y que planea abrir un local comercial con su familia.

 

“Marcos” fue protagonista central de una guerra narco que se cobró la vida de al menos 20 personas para tener el control de la distribución de droga en la Capital. Fue condenado tres veces como narcotraficante. La primera sentencia fue en 2004, cuando le impusieron tres años y medio de prisión. En la misma causa fue también condenado quien era su socio, Alionzo Rutillo Ramos Mariño (“Ruti”). Luego de que ambos recuperaran la libertad, la amistad derivó en rivalidad. “Ruti” y “Marcos” comenzaron una sangrienta guerra.

 

La segunda condena en su contra se originó en una causa iniciada en 2006 en el juzgado de Jorge Ballestero, que ordenó y logró su captura internacional. Su esposa y su suegra también fueron detenidas en la misma causa. Los tres firmaron un primer juicio abreviado (se declararon culpables a cambio de una pena más leve) en 2012.

 

El juez Sergio Torres descubrió que el matrimonio seguía manejando todo desde prisión y que habían extendido su negocio al “paco”. Esa causa derivó en el segundo y último juicio abreviado de “Marcos”, en 2013. Sus abogados le aconsejaron firmarlo para salir rápido de la cárcel.


Compartir: