| Noticias

Un militar retirado mató a su mujer

Un militar retirado del Ejército Argentino mató a su mujer de tres tiros en el pecho cuando salía del bingo de la ciudad de Olavarría junto a un amigo, porque aparentemente creía que lo engañaba. Tras el hecho, el ex militar, identificado como José Milton Tapia (de 67 años), se dirigió a la cercana ciudad de Azul, donde tiene su vivienda, se presentó en una comisaría, entregó el revólver con el que mató a su mujer y quedó detenido.

El hecho ocurrió hoy alrededor de las 3.30, cuando la víctima, llamada Silvia Noemí Marchesi (de 53 años), salía del Bingo de Olavarría, ubicado en Rivadavia al 7400, en esa ciudad del centro de la provincia de Buenos Aires. Según dijeron los voceros consultados, Marchesi había llegado al lugar a las 23 de ayer en su auto Renault Megane junto con un compañero de trabajo, de nombre Gastón Urruti (de 44 años), procedentes de Azul, ciudad ubicada a unos 50 kilómetros de distancia.

Marchesi y Urruti se dirigieron al parking del bingo y subieron al Megane con intenciones de regresar a Azul, cuando fueron sorprendidos por Tapia, quien a bordo de una camioneta Toyota les cortó el paso. De acuerdo con el relato que hizo el playero del estacionamiento a la policía, el ex militar bajó de la camioneta con un revólver en la mano, se aproximó a una de las ventanillas, la rompió de un culatazo y dijo en voz alta “te dije que te iba a agarrar”, tras lo cual le disparó a Marchesi tres veces en el pecho.

Urruti, en tanto, alcanzó a bajar del auto y escapó a la carrera, aunque uno de los proyectiles lo rozó a la altura de la cadera, sin riesgo para su vida. Luego de asesinar a su mujer, Tapia regresó a su camioneta y escapó del lugar a toda velocidad. Momentos más tarde llegaron a la escena del crimen los efectivos de la comisaría de Olavarría y personal médico de emergencias, quienes constataron la muerte de Marchesi y le efectuaron las curaciones de rigor a su amigo.

Tapia se presentó una hora después en la comisaría 1ra. de Azul, donde confesó el crimen y entregó el revólver calibre .38 utilizado en el hecho, por lo que quedó inmediatamente detenido y a disposición de la Justicia.


Compartir: