| Tema del día

“Estar presa es lo más cercano al infierno”, dice la líder la protesta policial en Córdoba

Rearte dice que su arresto fue ilegal.

Rearte dice que su arresto fue ilegal.

Por Ignacio Ramírez.

Están acusados de desobediencia a la autoridad e instigación a cometer delitos. Estos son los dos ejes claves de la causa. Efectivos de la policía y del servicio penitenciario de Córdoba fueron detenidos e imputados por la rebelión. Un total de 19 los efectivos cordobeses están acusados por la Justicia acusados de cometer delitos durante el autoacuartelamiento que devino en saqueos en la capital provincial en diciembre pasado.

Por orden del fiscal del Distrito III, Raúl Garzón, está entre los detenidos Adriana Rearte, ex agente del Servicio Penitenciario Córdoba (SPC), esposa de un policía, y actual Secretaria General del Sindicato de Policías, Penitenciarios y Afines (SEPPA). Recientemente fue puesta en libertad.

-¿Qué recuerda de la detención?

-El día 16 de enero, a las 6 y 30, fui  detenida en la puerta de Jefatura de Policía mientras estábamos reclamando el levantamiento de una sanción a cuatro policías.La detención fue violando todos mis derechos constitucionales, ya que nunca me dijeron que estaba detenida  solo que me llevaban hablar con el fiscal. Lo cual era una mentira ya que cuando cruzamos las puertas de jefatura  se encontraba el Equipo Táctico Especial Recomendado de la Policía Córdoba (ETER) la guardia de infantería y todos los comisarios que te podrás imaginar, me querían hacer sentir una delincuente peligrosa, justo yo que lo único que  he hecho es luchar desde el año 2005 por los derechos laborales de policías y penitenciarios.

-¿Siente que la detención fue legal?

-Cuando ya estaba rodeada de todos los cuerpos comando de la fuerza de seguridad me dijeron que estaba detenida, y como corresponde pregunto la causa, me dicen que no me lo pueden decir no me leen mis derechos y no me dejan avisar ni a mi familia ni abogado.

A partir de allí me pasearon por distintos lugares, y recién a las 11 y 30 de la mañana me notifican que estoy acusada de entorpecimiento al funcionario, figura excarcelable que va de 15 días a 6 meses, y que iba ser trasladada al penal de  Bower, ósea durante 5 horas estuvieron haciéndome privación ilegítima de la libertad.

-¿Cómo la trataron?

-El trato de los mandos inferiores policiales siempre fue bueno dentro del horror que estaba pasando, ya que además tres abogados preguntaban por mí y nadie sabía decirles donde estaba.

Mi llegada a la cárcel de Bower fue para mi psicológicamente devastadora, fui 15 años empleada de allí y no era fácil ingresar como interna, sin haber hecho nada. Hoy comprendo que cuando se detienen a personas que son inocentes el daño es superior a cualquier cosa, por que cuando vos has cometido un delito sabes que te puede tocar ir a prisión, pero yo soy inocente.

No sentía vergüenza porque sabía que esto era solo una criminalización de una protesta salarial, ahora yo me pregunto el gobierno de Córdoba pensara hacer lo mismo cuando los judiciales con sus protestas entorpezcan el trabajo de los funcionarios de tribunales o los distintos gremios reclamen y empujen y tiren con cosas a la policía. ¿Van meterlos presos como a mí?

-¿Cómo fue estar en un penal como detenida siendo usted ex agente penitenciaria?

-Ya en Bower me pusieron en un pabellón de máxima seguridad donde. Hacías unos 40 grados, estaba en una celda con una ranura abajo y al medio y una pequeña ventana con rejas y un chapón que tenía unos pequeños orificios que no entraba ni el dedo meñique. Sufro claustrofobia así que sentí que me moría, nadie podía acercarse a mí, mis compañeras lo tenían prohibido solo me manejaban oficiales (personal superior) los únicos que me podían ver eran mis familiares directos esposo e hijas, el resto no, además los hacían esperar horas para que me vean un ratito, el mal trato vino de los altos mandos del servicio penitenciario. Durante los seis días que estuve me daban medicación para mantenerme dopada y no me descompensara soy diabética, hipertensa y no comí la comida que daban no es apta para consumo humano, hoy me pregunto hacia falta tanta saña con una simple trabajadora y que solo se atrevió a luchar muchos años por lo derechos de trabajadores de la policía y penitenciarios y con un amparo y sindicato en la corte suprema . Estar preso es lo más cerca de estar en el infierno.

 


Compartir: 
Etiquetas: