| Tema del día

Sedronar: compras fantasmas y facturas de almuerzos por 90 mil pesos

El sacerdote Molina apuntó a la gestión de Postiglioni.

El sacerdote Molina apuntó a la gestión de Postiglioni.

Por Ignacio Ramirez.-

Compras fantasmas por más de 5 millones de pesos, contrataciones irregulares de personal con sueldos de hasta 27000 pesos, facturas de almuerzos de 90 mil pesos, expedientes frenados, son algunas de las irregularidades y manejos pocos trasparentes que denunció el sacerdote Juan Carlos Molina, titular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR).

A 90 días de asumir, Molina detectó una serie de anomalías y pidió la expresa intervención de la SIGEN para auditar los números del SEDRONAR en el período anterior a quese hiciera cargo del organismo.

Los manejos flojos de papeles, surgen del periodo anterior al sacerdote a cargo del subsecretario interino, abogado Julio Postiglioni.  Molina definió el estado actual administrativo de la Secretaría como critico, en diferentes áreas del organismo.

La designación de directores de áreas de forma casera, mediante una simple resolución interna y con sueldos de hasta 27 mil pesos, son algunas de las medias cuestionadas. Estos funcionarios, a su vez, realizaron cuestionadas contrataciones por 800 mil pesos, entre los que se destacan facturas por gastos de hasta 90 mil pesos en simples almuerzos en el microcentro porteño.

Desde la asunción de la nueva dirección renunciaron 8 miembros de la conducción anterior. Además, 14 personas pasaron a ser miembros de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y a tres no se les renovó el contrato. Puede haber más cambios.

En cuanto a la situación económica de la Sedronar, Molina precisó algunos gastos llamativos de la gestión anterior, que forman parte del último balance de gestión presentado a principios del año. La compra de cámaras de seguridad por 4 millones de pesos, de las que se desconoce ubicación; y la adquisición de un horno pirolitíco, que se utiliza habitualmente para la destrucción de estupefacientes decomisados, elemento que también se desconoce donde está.

En el plano formal administrativo, el flamante titular también también disparó acusaciones serias: la virtual paralización del Registro Nacional de Precursores Químicos, con más de 1500 expedientes frenados, sin ningún tipo de movimiento; el incumplimiento respecto a las fiscalizaciones; auditorías y la falta de actualización en la lista de estupefacientes desde 2010; dejando al país expuesto al trafico de nuevas sustancias que no figuran en los registros oficiales del organismo.

Además, se dejaron de enviar solicitudes a Juzgados Federales y Fiscalías a fin de que informen sobre las causas judiciales en curso por violación de la ley de estupefacientes.

El círculo íntimo de Molina dice que el sacerdote esta preocupado por la realidad del organismo que representa, por lo que redefinió un nuevo rol de la secretaría. “La prevención no es de equipos técnicos; es de equipos humanos”, y agregó que “los equipos técnicos que tanto se ensalzan ahora, tenía paralizadas la secretaría”.

El titular hoy, tiene la seria convicción de abrir el juego a la Iglesia Católica, y Evangelistas, para poder desarrollar políticas integrales, como así también optimizar y trasparentar el presupuesto de la cartera, tan despilfarrado por gestiones anteriores. El objetivo es destinar los recursos del Sedronar a la atención de las personas que padecen adicciones.

“La Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) no otorga patentes de corso a cada funcionario. Cada uno se tiene que hacer cargo de su responsabilidad y si hay irregularidades, someterse a la ley”, dijo Capitanich ayer en su habitual conferencia de prensa en Casa de Gobierno, al ser consultado sobre las denuncias formuladas por Molina.

 


Compartir: