| Noticias

Pasan a disponibilidad a tres policías rosarinos que investigaban el crimen de un supuesto empresario narco

Medina fue atacado cuando manejaba su coche importado.

Medina fue atacado cuando manejaba su coche importado.

Tres policías rosarinos que investigan el crimen de un presunto empresario narco y su pareja fueron pasados a disponibilidad al intentar ingresar sin orden judicial a una vivienda de la víctima, ubicada en un country de la localidad bonaerense de Pilar.

El Ministerio de Seguridad de Santa Fe adoptó esta medida que involucra a tres agentes de la División Judiciales de la Policía de Rosario, quienes el sábado pasado quisieron ingresar a una vivienda de Luis Roberto Medina, un presunto empresario narco asesinado el 29 de diciembre, sin orden de allanamiento, agregaron las fuentes.

Además, desde la cartera de Seguridad santafesina señalaron que se dispuso “el inicio de investigaciones administrativas a los tres efectivos policiales que intervinieron en el hecho ocurrido el sábado en la localidad de Pilar, Buenos Aires, por presuntas irregularidades”.

“Esta disposición -agregó el ministerio en un comunicado- se realiza con el fin de determinar la existencia y alcance de los hechos, como también la eventual responsabilidad del personal”.

Según voceros del caso, tres policías rosarinos de la División Judiciales llegaron el sábado al country Haras del Pilar junto al padre de Justina Pérez Castelli, la joven de 23 años y pareja de Medina, que también fue asesinada a fines de diciembre en un acceso de Rosario.

Fuentes judiciales señalaron que los investigadores pidieron ingresar a una casa que Medina tenía en el country, donde vivía desde que había dejado Rosario, presuntamente por cuestiones de seguridad.

Pero los custodios del barrio cerrado le solicitaron la orden de allanamiento, que los agentes no tenían, por lo que invocaron el nombre de la jueza que investiga el doble crimen, Alejandra Rodenas, abundaron los informantes.

Los custodios del country llamaron a la DDI de Pilar, cuyos efectivos alertaron a la jueza de la intención de los policías, quienes quedaron al descubierto.

Según voceros judiciales, los policías argumentaron que iban a realizar tareas investigativas y que no invocaron el nombre de la jueza para ingresar a la casa de Medina.

Agregaron que la jueza Rodenas tenía preparado un allanamiento -que finalmente se realizó ayer- y que la irrupción de los agentes de la División Judiciales no contaba con la autorización de la magistrada, y que de haber ingresado a la vivienda podrían haber hecho caer parte de la investigación.

Luis Medina (43) fue asesinado de 17 balazos la mañana del domingo 29 de diciembre cuando circulaba en un Citroën CS3 junto a su pareja Pérez Castelli.


Compartir: