| Noticias

Los saqueos en Facebook

Casi un centenar de personas fueron identificadas en Facebook (y también por distintas cámaras de seguridad) y fueron detenidas, acusadas de haber participado de los saqueos de Córdoba, que se extendieron durante unas 30 horas.

 

El comisario Gabriel Álvarez informó, en una conferencia de prensa, que eran 96 los apresados y que, para identificarlos, se utilizaron las cámaras de seguridad de la policía y las publicaciones en redes sociales que los propios asaltantes hicieron en las últimas horas. El comisario se jactó de detener “al 99 por ciento de los que han delinquido y exhibido sus elementos por Facebook”.

 

Por su parte, la Cámara de Comercio de Córdoba precisó que cerca de mil negocios resultaron afectados por los saqueos, la mayoría tiendas de indumentarias y almacenes. Por ese motivo, alrededor de 40 supermercados permanecen si abrir sus puertas.

 

El autoacuartelamiento de una buena parte de la policía cordobesa, por reclamos salariales y laborales, había comenzado en la madrugada del martes y concluyó con un saldo de un joven de 20 años muerto, cerca de dos centenares de heridos y pérdidas materiales millonarias.

 

Fuentes de la investigación, que llevan adelante cuatro fiscales, señalaron que a los detenidos se los acusará del delito de “hurto calamitoso”, una figura penal más grave que la de hurto o robo calificado que prevé penas de 1 a 6 años de prisión. Según el periódico de noticias judiciales y de economía Comercio y Justicia, el delito está contemplado en el artículo 163, inciso 2º, del Código Penal: es un ilícito que se consuma cuando se afectan los bienes que se encuentran librados a la custodia de la confianza común.

 

Un recaudo imprescindible para que se verifique esta modalidad delictiva es que concurran algunas circunstancias como incendio, explosión, inundación, naufragio, accidente de ferrocarril, asonada o motín y que el delincuente aproveche las facilidades provenientes de cualquier desastre o conmoción pública o de un infortunio particular del damnificado.


Compartir: