| Noticias

Indagan a los detenidos de la banda narcovip

Diez personas, entre ellas una modelo y un hermano de una diseñadora de ropa, fueron detenidas y otro sospechoso se suicidó de un tiro en la cabeza tras más de 15 allanamientos realizados para desbaratar una banda narco que traficaba en la zona porteña de Las Cañitas.

Todos los detenidos serán indagados hoy por el juez federal Norberto Oyarbide. La banda distribuía drogas en boliches y bares de los barrios de Belgranos, Las Cañitas y Palermo.

En los procedimientos se secuestraron unos ocho kilos de cocaína, seis de ellos en un departamento de la localidad bonaerense de Olivos que funcionaba como lugar de “acopio”, informó el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni.

En ese inmueble, situado en el quinto piso de un edificio situado en Entre Ríos 1371, los efectivos de la Policía Federal (PFA) encontraron encerrado a un bebe, hijo de uno de los sindicados cabecillas de la banda que había sido apresado horas antes.

“Esta es una investigación del juez federal Norberto Oyarbide y la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal que ha permitido desbaratar a una importante banda de narcotraficantes”, dijo a la agencia Télam el secretario Berni.

El funcionario informó que “en todos los allanamientos”, 15 en la  Capital Federal y la provincia de Buenos Aires, “se han encontrado drogas” y explicó que la banda “vendía al menudeo cocaína, marihuana, LSD, crack, éxtasis y cristal”.

La modelo Zahina Rojas fue una de las detenidas.

La modelo Zahina Rojas fue una de las detenidas.

Fuentes policiales indicaron que, en total, fueron detenidas 10 personas, siete argentinas, dos bolivianas y una dominicana, la  modelo publicitaria Zahina Rojas.

Además, entre el grupo de argentinos apresados se encuentra Rodolfo Andrés Bomparola, hermano de la diseñadora de ropa Evangelina Bomparola, precisaron los mismos voceros.

Según las fuentes, uno de los procedimientos se llevó a cabo esta mañana, en el departamento “E” del piso 11 de un edificio situado en Olleros al 1800, de Las Cañitas,  en el domicilio de Alejandro Héctor Chávez, acusado de ser cabecilla de la banda, quien se suicidó ante la irrupción de los policías.

“Uno de los delincuentes tenía un arma y cuando entró la Policía se pegó un tiro en la cabeza. En su departamento encontramos un pan de cocaína”, indicó Berni. Según las fuentes, alrededor de las 6.45, Chávez se disparó en la boca con una pistola 9 milímetros.

Por su parte, el jefe de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la PFA, comisario mayor Néstor Roncaglia, explicó que, según la investigación de seis meses, Chávez era “uno de los líderes de la organización” y “ya tenía una condena por tráfico de drogas”.

Roncaglia señaló que en el allanamiento al departamento de Chávez donde había “una puerta blindada” que fue difícil derribar.

“En el momento que se estaba rompiendo la puerta para ingresar,  él desde adentro preguntó quién era, se le explicó que era la Policía, que abra, y expresó que su deseo era no abrir, que ahí no había droga y que tenía un arma y se iba a pegar un tiro”, contó.

Según el comisario, “el personal policial trató de convencerlo para que desista de esa actitud, se le explicó que sólo se iba a hacer una diligencia procesal, nada más, y en ese momento se escuchó el disparo y un cuerpo que se desploma”.


Compartir: