| Tema del día

Una patrulla policial ocupada por ladrones y vendedores de drogas

Por Ignacio Ramírez.

Los Subcomandos de Patrulla de la provincia de Buenos Aires fueron creados en el 2003 con la idea de llevar adelante la descentralización de la fuerza. Una de las primeras medidas fue el rediseño de políticas estratégicas de seguridad y así aportar a la prevención del delito local, con la creación de unidades en contenedores móviles dispuestas en las veredas de los municipios, en las zonas más calientes. Hoy muchos de los contenedores adaptados especialmente y equipados se encuentran abandonados. Atrás quedaron las oficinas móviles de efectivos policiales bonaerenses y hoy se convirtieron en refugio de malvivientes.

El destacamento fue abandonado por la policía.

El destacamento fue abandonado por la policía.

Un claro ejemplo de la desidia es el Subcomando Patrulla Boulogne de la policía de la provincia, aportado en comodato por el Municipio de San Isidro. El inmueble está ubicado en la vereda en la estratégica esquina de las calles Lebenshon y Avenida Sarratea de la localidad de Boulogne, Partido de San Isidro. El municipio abrió varios puestos policiales en la zona norte a pedido de la gente durante el 2003.

Meses después de la creación del Subcomado de Patrullas, el Ministerio de Seguridad decidió disolverlos y reubicar a los efectivos. A pesar de los cierres de estos dispositivos, el intendente Posee decidió continuar con el servicio, y declaro públicamente que “pese a que las autoridades del Ministerio de Seguridad provincial decidieron disolver el Subcomando de Patrullas, para tranquilidad de ustedes, les informo que no serán desactivados. El comando como lo conocíamos, desapareció, distribuyéndose móviles y personal en las distintas comisarías, pero los subcomandos, el del barrio San Isidro, el del Bajo Boulogne, el del Bajo San Isidro y el de Villa Adelina, pasarán ahora a funcionar como destacamentos dependientes de las respectivas comisarías”.

Hoy el subcomando está abandonado. Es un refugio de pibes chorros, arrebatadores y vendedores de drogas. Lejos quedó el tiempo de  inmueble que reunía  las características indispensables para desempeñar las funciones operativas de seguridad, y para alojar efectivos policiales. Hoy genera estadísticas en el mapa del delito local.

“Cada vez es peor la inseguridad. Hoy se esconden en el conteiner y abordan a desprevenidos. También hay fiestas de drogas en su interior de noche. Es una pena, porque realmente funcionaba en la prevención. Los efectivos lograron solucionar varios robos, incluso secuestros. Fueron el resultado positivo del pasado, hoy es un aguantadero”, indica Raúl Norberto Fernández, vecino del puesto.

El destacamento fue creado por el entonces ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Juan Pablo Cafiero, 4 de septiembre de 2003  por el expediente 21.400-754/03, por  iniciativa del Gustavo Posse, Intendente Municipalidad de San Isidro, integrantes del Foro de Seguridad y Vecinos de Boulogne y Villa Adelina.

Como los otros fueron creados como una solución para colaborar en zonas donde las comisarías no daban abasto, en San Isidro fueron útiles para enfrentar el delito y hoy son una muestra de la desidia y de las soluciones parciales.

El contenedor está convertido en una cueva.

El contenedor está convertido en una cueva.

 


Compartir: