| Tema del día

Un grupo de “guardianes ciudadanos” propone patrullar las calles de Mar del Plata en el verano

Por Rodolfo Palacios.

Visten un uniforme llamativo: campera naranja fluorescente, remera blanca, pantalón negro tipo comando, boina negra y borceguíes. En las fotos que subieron a Facebook posan con los brazos cruzados, desafiantes: hasta aparece un niño que imita esa postura. Se hacen llamar “Guardianes ciudadanos” y anuncian que el próximo verano patrullarán las calles de Mar del Plata para combatir el delito. El grupo es dirigido por un policía retirado que se desempeñó en el Grupo Halcón. La aparición de este insólito grupo generó polémica: un funcionario los denunció ante la justicia porque cree que se está formando un grupo parapolicial.

“Pretenden patrullar las calles, prevenir delitos, hacer arrestos civiles, con lo que se estaría constituyendo una fuerza parapolicial que actuaría en forma ilegal. Es una violación a los derechos humanos”, dijo José Luis Zerillo, titular de la Dirección General para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos de Mar del Plata. También dijo que el grupo piensa reclutar a niños y adolescentes.

El flamante grupo posa para la foto.

El flamante grupo posa para la foto.

La cabeza visible de “Guardianes Ciudadanos” es  Alejandro Volpe, ex comando policial de la División Fuerzas Especiales Halcón, e x instructor y entrenador de Fuerzas Especiales (GOE y Unidad Táctica Halcón de Policía), y experto en tiro. Además es instructor de técnicas de descenso operativo con sogas, especialista en técnicas de rescate con aero-cooperación, profesor de Karate-Do, Jiu-Jitsu y defensa personal, experto en rescate de rehenes, negociaciones en crisis y tácticas operativas ante situaciones críticas. Además se perfeccionó en tácticas de irrupción empleadas por grupos especiales israelíes.

En Mar del Plata no son pocos los vecinos autoconvocados que han decidido combatir la inseguridad. De hecho, en el Bosque Peralta Ramos un grupo propuso armarse para defenderse de los delincuentes. De todos modos, los guardianes están más cercanos al ex policía que se convirtió en “superhéroe” y patrulla las calles de Lanús haciéndose llamar “Mengano”.

“Es mentira todo lo que dicen. Por empezar, no pensamos usar armas ni lastimar a nadie. Somos un grupo civil voluntario solidariamente queremos colaborar en la seguridad de la gente. No alentamos actos de violencia.  Buscamos voluntarios que quieran sumarse a nuestra lucha contra el crimen organizado y las drogas. No somos una fuerza de choque, sino de cooperación”, explicó Volpe. Sin embargo, cuando se le pregunta cómo reaccionaría si un delincuente saca un arma, responde: “Me defendería como se defendería cualquiera”.

Desde hace unos meses, Volpe entrena a un grupo: les da clases de gimnasia, de defensa personal, según él también leen sobre teoría y derechos humanos.  Un vecino que apoya la iniciativa donó un rottweiler. Volpe desmintió que piense reclutar menores. “Eso es falso”, aseguró.

“Nuestro trabajo es proteger la ley. No acosamos, no asaltamos, no lastimamos ni detenemos ilegalmente a nadie. Para eso está la policía. Nosotros buscamos disuadir. ¿Qué pasa si alguien nos ataca? Nos defenderemos con la mínima fuerza necesaria.  No tenemos autoridades ni poderes especiales. Obedecemos las leyes. ¿Eso está mal?”, dijo Volpe.  La experiencia, según Volpe, está inspirada en los “The guardians angel”, grupos integrados por jóvenes voluntarios estadounidenses a quienes se les capacita y entrena para tareas de seguridad y rescate. Otros 13 países crearon sus propios grupos.

Según la denuncia presentada por Zerillo a la justicia, “la instrucción de procedimientos policiales, conocimientos de artes marciales y la utilización para dicha tarea de perros de raza rottweiler aumentan la zozobra y la intranquilidad pública, ante la constitución de un grupo ilícito, formado y conformado para la presunta comisión de hechos delictivos en desmedro del conjunto de la sociedad y en clara violación del sistema constitucional y reglamentario vigente”.

Hasta ahora, unas 60 personas se incorporaron a Guardianes ciudadanos. No cobran sueldo y aparentemente patrullarán las calles a pie. La capacitación que les da Volpe dura tres meses e incluye las materias “técnica de los procedimientos”, “derechos humanos”, “Leyes y códigos de procedimeinto”, “primeros auxilios”, “prevención de incendios”, “defensa civil”, “defensa personal”,  “gimnasia”, “técnicas de evacuación”, “socorrismo y técnicas de rescate”, “ética y buenos modales”, “relaciones públicas”.

“No sólo estaremos abocados a combatir la inseguridad, sino colaboraremos en la búsqueda de personas extraviadas, asistiremos a personas desmayadas o accidentadas, en casos de violencia familiar y daremos charlas preventivas”, dijo Volpe.

En su grupo de Facebook, el manifiesto de Guardianes lleva la firma de Volpe: “Formo parte de un grupo de gente, jóvenes y no tan jóvenes, que decidió correr ciertos riesgos y salir a las calles para intentar mantener la seguridad de su comunidad. Mi meta es crear un movimiento de paz, primero a nivel local, luego a nivel nacional y en lo posible a nivel mundial, tratando de ayudar a las personas a encontrar alternativas para solucionar sus problemas y hallar el valor de vivir una vida llena de paz rescatando los valores familiares. Parece una utopía, ¿no? Si me ayudas y no me dejás solo, no lo será. Necesito que seas un Guardián Ciudadano”.

En uno de los posteos de la página, se felicita al personal de la División de Drogas Ilícitas de Mar del Plata por la detención de dos travestis peruanos que supuestamente vendían drogas. La noticia es rematada por este comentario: “Tienen que modificarse las leyes y todo extranjero que venda aunque sea un porro debe ser deportado y prohibido el ingreso de por vida a nuestro país”.  ¿Los guardianes naranjas podrán salir a la calle esta temporada? Quizá sean otro atractivo turístico.

El entrenamiento de los guardianes civiles.

El entrenamiento de los guardianes civiles.


Compartir: