| Tema del día

Caso García Belsunce: ordenan un perfil criminal para buscar a los otros asesinos

Por Javier Sinay.

Cuando falta un año para que el crimen de María Marta García Belsunce prescriba, la última diligencia del expediente parece ser el perfilamiento criminal de uno de los autores todavía no develados de este homicidio, que hizo época en los primeros años del siglo. En efecto, los fiscales Leonardo Loiterstein y Daniel Márquez, de la Unidad Fiscal de Instrucción número 2 de Pilar, enviarán algunos de los 38 cuerpos de la voluminosa causa de 7600 fojas a un grupo de cinco psicólogos pertenecientes a la Sección de Criminología y Ciencias del Comportamiento de la Regional Atlántica de la Policía Científica de la Provincia de Buenos Aires, con asiento en la ciudad de Mar del Plata. Aquellos expertos deberán revisar las declaraciones del expediente, trazar un estudio biográfico de María Marta García Belsunce y de su círculo íntimo, y analizar la mecánica y la escena del crimen. Con todos esos elementos, los perfiladores trazarán algunas hipótesis en las que

El marido de García Belsunce fue condenado por su homicidio.

El marido de García Belsunce fue condenado por su homicidio.

puede surgir el móvil del crimen y el perfil de los otros autores del asesinato.

El resonante crimen tiene un condenado a prisión perpetua: Carlos Carrascosa. El viudo fue sentenciado como uno de los autores del asesinato y espera en estos días que la Corte Suprema de la Nación resuelva una última apelación y que la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías o el Tribunal Oral en lo Criminal número 6 –aquel que llevó adelante su juicio, en el año 2007- dispongan su prisión domiciliaria o la morigeración de su prisión preventiva, ante el delicado estado de salud, con problemas de presión y en el sistema vascular, que padece a los 68 años y que lo llevó algunas veces a buscar atención médica fuera del penal de Campana, donde se encuentra preso. Su abogado, Fernando Díaz Cantón, presentó además una demanda contra el Estado argentino en 2010, ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para reclamar su libertad y un resarcimiento económico.

Pero mientras la Corte Suprema de la Nación y la Corte Interamericana de Derechos Humanos todavía no emiten opinión, el que sí le ha respondido a Carrascosa es el Papa Francisco. “Siento la necesidad de preguntarle por qué este martirio de estar acusado de matar al ser más querido que tuve en mi vida, mi esposa, María Marta”, le escribió Carrascosa en una carta en la que también anotó: “Soy un preso que injustamente está condenado por algo que no cometí, y veo en usted una imagen de dedicación, de amor, hacia todo lo que es injusto en este mundo. Veo el Papa que yo quería ver, veo a Jesucristo”. A principios de octubre, el viudo recibió una contestación en la que fue bendecido por Bergoglio. El Papa le agradeció por las palabras elogiosas y le aseguró que rezaría por él. “Fue muy emocionante, es una ayuda espiritual muy importante para mí en estos momentos”, comentó Carrascosa. “Es un mensaje esperanzador en medio de todas las dificultades e injusticias que tuve que atravesar durante los últimos diez años”.

Por otro lado, en la causa todavía resta la declaración indagatoria de Irene Hurtig, la media hermana de la víctima, cuya detención como partícipe del crimen fue pedida por los fiscales en el año 2011 pero rechazada por falta de pruebas por Ricardo Costa, juez de Garantías de San Isidro. Y está pendiente un tercer juicio –después del de Carrascosa y del que terminó con cinco condenados por encubrimiento en 2011- para Constantino “Dino” Hurtig, el padrastro de María Marta, de 75 años, que debió ser juzgado junto a los otros familiares en el segundo juicio, pero que por su estado de salud se hizo a un lado.

En aquel segundo juicio, el cuñado de María Marta, Guillermo Bártoli; el hermano, Horacio García Belsunce; el hermanastro, John Hurtig; el vecino, Sergio Binello; y el médico Juan Ramón Gauvry Gordon recibieron condenas por encubrimiento agravado y ahora esperan que la Cámara de Casación de la provincia de Buenos Aires resuelva su situación.


Compartir: