| Noticias

El padre de Francesca fue imputado de sustracción de menores

La Justicia de San Nicolás imputó provisoriamente con el cargo de “abandono de persona y sustracción de menores” a Carlos Caporossi, padre de Francesca, la menor que ayer estuvo nueve horas desaparecida en Arrecifes. Además es investigado por deudas económicas relacionadas con el juego.

Carlos Caporossi, el padre de Francesca, la nena de un año y medio que desapareció durante nueve horas ayer en la localidad bonaerense de Arrecifes, es investigado por sus deudas económicas relacionadas con el juego y la fiscal del caso busca determinar el vínculo de esta situación con la desaparición de la menor, informaron fuentes judiciales.

El hombre, quien fue detenido ayer tras la aparición de la niña, se encuentra en la fiscalía 10 de San Nicolás, a cargo de Sandra Biscetti, para prestar declaración indagatoria, la cual está previsto que sea alrededor de las 19, detallaron los voceros.

La pequeña fue encontrada en una propiedad del padre.

La pequeña fue encontrada en una propiedad del padre.

Junto a Caporossi están su esposa Bianca, madre de Francesca, y una hija de 20 años, al tiempo que luego de declarar el padre será sometido a pericias psicológicas.

La Justicia había imputado a Caporossi por “abandono de persona y sustracción de menores” pero voceros de la fiscalía aseguraron a Télam que existen elementos para imputar al hombre del delito de “privación ilegítma de la libertad” agravada por el vínculo.

Esto es porque se sospecha que el padre fue el responsable del ocultamiento de Francesca durante nueve horas, antes de ser encontrada en una propiedad familiar, a cinco cuadras de donde desapareció.

La niña había sido vista por última vez pasadas las 9.30 de ayer en su casa, de la calle Santiago Pérez al 500 de Arrecifes, donde se encontraba junto a su madre y sus hermanas.

Tras realizar una denuncia en la comisaría local, Francesca fue buscada intensamente por autoridades gubernamentales y policiales que montaron un operativo en la ciudad y en las rutas aledañas.

En la búsqueda participaron los efectivos de la Departamental de Pergamino y la Infantería, además de familiares y vecinos que  pegaron en los parabrisas de sus coches fotos de la nena.

La nena apareció nueve horas después, encerrada dentro de un baño, localizada por un perro labrador “Chester” en una propiedad de la familia situada a cinco cuadras de su casa.

 


Compartir: