| Noticias

Secuestran videos con imágenes del sospechoso de matar a la diseñadora

Los investigadores del crimen de Celina Bergantiños, la diseñadora asesinada en un PH de San Telmo, allanaron el estacionamiento lindero para secuestrar los videos donde quedó filmado el detenido Miguel Angel Santa Marinha, esposo de la mejor amiga de la víctima, quien será indagado en las próximas horas.

El sospechoso ofreció pagar por los videos a los encargados del garaje.

El sospechoso ofreció pagar por los videos a los encargados del garaje.

Fuentes policiales informaron a la agencia Télam que una brigada de la División Homicidios de la Policía Federal se presentó esta mañana en el garaje de la calle Bolívar 731 con una orden judicial para secuestrar los videos de sus 16 cámaras de seguridad.

Voceros de la investigación explicaron que el detenido Santa Marinha quedó filmado en ese garaje ubicado al lado del PH donde vivía la víctima, estacionando su auto Citroën C4 y con una bolsa de herramientas, el miércoles pasado, día en el que a Celina le entraron a robar a su casa y se llevaron 350 dólares.

Entre el viernes al mediodía y el sábado a la madrugada -cuando Celina ya había sido asesinada-, el acusado se presentó en el garaje en dos oportunidades y llamó por teléfono a uno de los encargados, pidiéndole los videos de las cámaras de seguridad.

Fuentes de la investigación explicaron que Santa Marinha llegó a ofrecer dinero por esos videos y los reclamaba con distintas excusas, entre ellas, que necesitaba demostrarle a su mujer que estuvo allí porque ella creía que él tenía una amante.

En tanto, la jueza a cargo de la causa, Silvia Ramond, indagará en las próximas horas a Santa Marinha, quien quedó detenido ayer, acusado del homicidio, en el Palacio de Tribunales cuando se presentó espontáneamente en el Juzgado de Instrucción Nº 21 junto a un abogado.

Aparte de la prueba de los videos, en la causa se presentaron a declarar ante la fiscal Paula Asaro, dos amigos del acusado que contaron que el propio Santa Marinha les confesó el homicidio en una estación de servicio YPF de Monte Grande, donde les dijo: Me mandé una cagada. Maté a Celi”.


Compartir: