| Noticias

Grassi apeló su condena ante la Corte Suprema de Justicia

El cura Julio César Grassi no se da por vencido. La defensa del sacerdote apeló hoy el fallo de la Suprema Corte de Justicia bonaerense que confirmó su condena a 15 años de prisión por abuso sexual de menores, por el cual fue detenido la semana pasada, y denunció una “fábula acusatoria” en su contra.

Grassi quedó detenido la semana pasada.

Grassi quedó detenido la semana pasada.

Mediante un recurso extraordinario presentado ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el patrocinante del sacerdote, Carlos Irisarri, criticó la supuesta “arbitrariedad” de ese fallo.

“El tribunal de juicio partió de la base de que la palabra del acusador valía más que la palabra del acusado, decapitando así la palabra de éste sin dar ninguna razón crítico-racionalista para tal diferenciación, que, en principio, a falta de otra prueba, sólo podría basarse en razones extraordinarias, mientras que su acusador está en la doble debilidad de ser ‘declarante único’ e ‘interesado en la causa'”, sostiene el recurso.

Además, el defensor expuso que el joven “Gabriel” (alias con el cual se lo conoce) que acusó al sacerdote de haberlo abusado sexualmente incurrió en contradicciones a lo largo del proceso en cuanto al lugar y tiempo en qué ocurrieron precisamente los supuestos hechos.

Por otro lado, criticó que el Tribunal Oral Criminal 1 de Morón, así como la Sala II de la Casación Bonaerense y la Suprema Corte que luego confirmaron la condena a 15 años, dejaron de lado el peritaje que concluyó que en el joven “no se observan signos que pudieran referirse específicamente a haber sido víctima de abusos sexuales infantiles, pero sí se observan con gran claridad y crudeza signos de haber sido sometido intensamente a malos tratos y castigos reiterados”.

“Hemos planteado, en forma acabada y puntillosa, el agravio que a esta parte ocasionó la falta de congruencia entre acusación y sentencia”, concluyó el letrado.

Grassi fue detenido el pasado 23 de septiembre por orden del TOC1 de Morón y al tener en cuenta que en dos instancias se confirmó la condena de 15 años que ellos impusieron en 2009 por “abuso sexual agravado por resultar sacerdote, encargado de la educación y de la guarda del menor víctima, reiterado, dos hechos, en concurso real entre sí, que a su vez concurren formalmente con corrupción de menores agravada”.

La detención ocurrió en una audiencia que tuvo lugar en Morón ese día en donde las querellas y el fiscal Alejandro Varela reclamaron su detención por supuesto peligro de fuga y luego que la Casación y la Suprema Corte Bonaerense confirmaran la condena.
De no conceder el recurso la Suprema Corte, a la defensa de Grassi le queda la alternativa de interponer una queja directamente ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.


Compartir: