| Noticias

La Justicia argentina rechaza extraditar a Moria Casán a Paraguay

Moria está acusada por la desaparición de unas joyas.

Moria está acusada por la desaparición de unas joyas.

El juez federal de Morón, Juan Pablo Salas, rechazó hoy el pedido de extradición en contra de la vedette Moria Casán y el productor Luciano Garbellano, reclamados por la Justicia paraguaya acusados por el robo de joyas.

Minutos antes de las 15.30, el juez denegó el pedido de extradición, que solicitaba la comparecencia física de Casán y Garbellano en tribunales de Asunción del Paraguay, si bien todavía no se conocieron los considerandos de la decisión.

La actriz y el productor teatral se negaron a declarar ante el juez de la causa y sus argumentos fueron sostenidos por sus letrados: Víctor Stinfale y Matías Morla por el lado de Moria y Juan Martín Cerolini en representación de Garbellano.

En una camioneta gris y acompañada por sus abogados Moria arribó pasado el mediodía a los tribunales de Morón para la audiencia que trataba su pedido de excarcelación. “Les agradezco a todos y me voy a someter a la justicia como siempre lo hice. Voy con la mejor porque soy inocente”, dijo Moria a la prensa, antes de ingresar al tribunal.

El hecho del que se la acusa sucedió el 27 de julio del año pasado en el Hotel Bourdon, de la ciudad paraguaya de Luque, donde Moria se hospedaba junto con Garbellano y su asistente Aldo Alexis Sotto. Ese día Moria presentó un show con modelos y vedettes en el Centro de Convenciones de la Confederación Sudamericana de Fútbol, en la ciudad de Luque.

Antes del show, el empresario joyero Armando Benítez prestó una gargantilla y un par de aros de zafiros azules y brillantes, que él mismo le puso en el cuello y en las orejas a Casán minutos antes de empezar el show, según consta en la causa.

Finalizado el evento, Moria se dirigió a su habitación, “le pidió a su asistente Aldo Alexis Sotto que le quite la gargantilla y los pendientes y se los entregó a Luciano Garbellano quien se llevó ambos objetos fuera del hotel”.

Cuando el empresario Benítez fue a la habitación en busca de sus joyas, vio las cajas vacías, y consultó a la vedette sobre el faltante, quien contestó: “No sé”. Tras el episodio, Moria retornó a la Argentina y tiempo después las autoridades de aquel país pidieron tanto su captura como la de Garbellano.


Compartir: