| Noticias

Despiden al fiscal que no acusó al policía que mató a un chico en el barrio Mitre

La Procuradora General se reunió con la madre y uno de los hermanos del joven de 19 años que fue asesinado de un balazo por un oficial del grupo GEOF de la Policía Federal durante un allanamiento realizado en 2012 en la casa de Alan Tapia, en el barrio Mitre. La Procuradora les anunció que el fiscal jubilado Eduardo Marazzi, quien justificó el accionar policial porque la víctima vivía en un “lugar peligroso”, ya no actuará en el ámbito del Ministerio Público.

Gils Carbó recibió a los afmiliares de Alan Tapia.

Gils Carbó recibió a los afmiliares de Alan Tapia.

La Procuradora General de la Nación recibió el viernes a la tarde a la madre de Alan, Claudia Alejandra Ramos y el hermano, Milton, para comunicarles la decisión de dejar sin efecto la convocatoria al fiscal jubilado Eduardo Marazzi, quien tomó intervención en el juicio oral. En su alegato, Marazzi se abstuvo de acusar al oficial del GEOF Rodrigo Valente por considerar que el homicidio ocurrió “no en Puerto Madero o en las Islas Seychelles”, sino en un barrio “peligroso”, inormó el sitio Fiscales.

Durante la reunión la Procuradora General le pidió “disculpas en nombre del Estado y del Ministerio Público” y les dio a conocer la resolución por la cual apartó de sus funciones a Marazzi. Además, Gils Carbó se refirió al grave daño causado por Marazzi y consideró que la sentencia absolutoria condujo a que “todos los vecinos del barrio Mitre se quedaran con la idea de que un policía puede entrar a sus casas y matarlos”.

Por su parte, la mamá y el hermano de Alan le pidieron que tomara medidas para evitar que volviera a suceder un hecho de esta naturaleza y expresaron sus críticas por la estigmatización que sufren los habitantes del barrio Mitre por parte de funcionarios judiciales y policiales.

La decisión de apartar al fiscal fue tomada por la Procuradora luego de recibir esta mañana un informe elaborado por la Procuraduría contra la Violencia Institucional, a cargo del fiscal subrogante Abel Córdoba, en el que se detallaba que la actuación de Marazzi “podría contradecir disposiciones legales que indican la obligación de garantizar el pleno respeto de los derechos de las víctimas de hechos ilícitos durante todo el proceso penal, tutela que rige con independencia del pronunciamiento judicial sobre la responsabilidad penal del acusado”.

El crimen de Alan, de 19 años, tuvo lugar en la madrugada del 15 de febrero de 2012, durante un allanamiento a su vivienda. El joven se encontraba durmiendo, pero Valente -quien reconoció durante el juicio que adentro de la casa “no se veía nada”- creyó que Tapia iba a atacarlo y le disparó. Alan agonizó durante 40 minutos hasta que llegó una ambulancia.

El joven dormía en la planta baja, junto a sus abuelos, mientras que en el piso superior se encontraban sus padres y hermanos, a quienes los efectivos del GEOF les ocultaron la gravedad de la situación. El padre y el hermano de Alan terminaron esa noche detenidos por resistencia a la autoridad y en esa situación se enteraron de la muerte del joven.

En la tarde de ayer, el Tribunal Oral 11 dio a conocer su veredicto en el que absolvió a Valente. Los jueces Enrique Posse y Floreal De Laurentis votaron por la absolución, mientras que Alberto Huarte Petit se pronunció en disidencia.


Compartir: