| Tema del día

A juicio por el doble crimen de las turistas francesas

A dos años del crimen de las turistas francesas, finalmente la causa fue elevada a juicio por el juez de Garantías de Primera Nominación de Salta, Martín Pérez. La Sala II del Tribunal de Juicio deberá fijar la fecha para la realización del proceso oral y público.

Cassandre Bouvier (24) y Houria Moumni (29) fueron asesinadas en julio de 2011 en la Quebrada de San Lorenzo en la provincia de Salta. Por el crimen están detenidos e imputados como presuntos coautores de “doble homicidio calificado criminis causa, con abuso sexual agravado y robo calificado en concurso real”, Gustavo Orlando Lasi (25), Daniel Vilte (24) y Santos Clemente Vera (38).

El crimen de las dos chicas conmovió a la provincia.

El crimen de las dos chicas conmovió a la provincia.

La fiscalía en su elevación a juicio solicitó la pena de prisión perpetua a los tres imputados. Por otro lado, también se juzgará a Omar Darío Ramos (48) y Antonio Eduardo Sandoval, en calidad de encubridores de los supuestos sospechosos. El fiscal Eduardo Barrionuevo los acusó del ocultamiento del arma de fuego homicida y fue procesado por “encubrimiento calificado”, delito que puede alcanzar los tres años de prisión de ejecución condicional.

Los cuerpos de las turistas fueron hallados en la reserva natural el 29 de julio tras largos días de intensa búsqueda. Habían arribado a la quebrada el 15 de julio de 2011 a las 16.23. Bouvier y Moumni fueron violadas y asesinadas a balazos a 12 kilómetros de la ciudad de Salta y sus cuerpos fueron hallados dos semanas después. Fueron sometidas sexualmente, ejecutadas y abandonadas entre la densa vegetación de la Quebrada.

El magistrado dispuso los procesamientos en octubre de 2011; en el mes de junio último la Sala II del Tribunal de Impugnación confirmó la resolución que ordenó el sobreseimiento de Walter Orlando Lasi en esta causa.

El imputado Vilte denunció ante la Justicia que fue brutalmente golpeado y torturado por efectivos la policía de Salta. Otro de los acusados, Vera insiste en la inocencia de Vilte y suya: “cuando le pedí al juez para hacer la contra prueba nos ocultaron las pruebas de ADN y las que nos dieron desde Francia dieron negativas pero el juez cree todo lo que dice Lasi, quien está encubriendo a alguien de mucho poder por eso cambio su vida. Es seguro que hay gente de poder ligada a esto y más teniendo en cuenta como se actuó desde un principio, yo ya no puedo confiar en la justicia”.

El crimen de las jóvenes francesas esta rodeado de torturas, negligencia policial y torpeza forense. Una investigación judicial que nunca siguió los indicios que conducían a la última noche de las victimas y los hijos del poder del exclusivo barrio privado.

 


Compartir: