| Noticias

Otros dos detenidos por el homicidio de la hermana de un fiscal

Dos jóvenes de 17 y 18 años fueron detenidos como partícipes del homicidio de la hermana de un fiscal de San Isidro, cometido el mes pasado en la localidad bonaerense de Florida, informaron fuentes de la investigación.

Ambos sospechosos fueron apresados en allanamientos realizados ayer por la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro y la Sub DDI de Vicente López, en la villa Melo del partido de Vicente López, a pedido del fiscal Guevara y por orden del juez de Garantías 4 de San Isidro, Esteban Rossignoli.

Con estas dos nuevas aprehensiones, ya son tres los detenidos por el crimen de Graciela García (47), la hermana del fiscal Jorge García, asesinada de un balazo en el rostro el 26 de julio.

El sospechoso de 18 años fue identificado por las fuentes como Brian Esquivel, mientras que la identidad del de 17 se mantiene en reserva por tratarse de un menor de edad.

Una fuente de la pesquisa reveló a Télam que de acuerdo a la investigación del fiscal de Vicente López Alejandro Guevara, por la descripción que dieron los testigos de identidad reservada, el menor de los apresados “sería el autor material del asesinato” y el de 18, quien lo acompañaba en el asalto que terminó en crimen.

De acuerdo a la misma investigación, el primer detenido que tenía el caso, Federico Dorado (22), alias “Puchulo”, actuó como chofer de la banda.

Al haber un menor detenido, el expediente se desdoblará y el fiscal Guevara seguirá la causa a los dos mayores y la fiscal Rosa Gómez Zambade se hará cargo de la causa del menor en el Fuero Penal Juvenil.

La víctima fue asesinada la noche del viernes 26 de julio cuando llegaba a la casa de sus padres, situada en Vergara al 1900 de Florida, en la zona norte del Gran Buenos Aires.

La mujer estacionó su camioneta Volkswagen Tiguan Sport negra en la puerta de la vivienda y cuando se disponía a bajar fue abordada por delincuentes armados que descendieron de otro vehículo.

Si bien los investigadores no tienen claro lo que sucedió porque en ese momento la víctima se encontraba sola y ningún vecino vio lo que pasaba, presumen que se resistió al asalto y comenzó a forcejear con los atacantes.

La única persona que pudo precibir algo de lo que ocurría afuera fue la madre de la víctima, que oyó cuando su hija gritaba: “¡Qué hacés, hijo de puta!” y luego el disparo.

La mujer fue lastimada de un culatazo en la cabeza, pero fue asesinada de un disparo efectuado con una pistola calibre 9 milímetros que ingresó por la mejilla derecha y salió por la nuca.

Los delincuentes escaparon en el auto en el que habían llegado con unas pocas pertenencias de la víctima, aunque sin concretar el robo de la camioneta.

La clave de la investigación estuvo en algunos testigos que vieron huir a los delincuentes a toda velocidad y con las luces apagadas en un auto Ford Ka negro, que más tarde apareció abandonado en Villa Martelli.

A partir de ese auto y de un testigo de identidad reservada que lo vinculó a los hechos, se pudo llegar al primer detenido.
Además del homicidio calificado “críminis causae” de García, los tres acusados están imputados de un raid delictivo que se inició 24 horas antes del crimen e incluyó cuatro robos.


Compartir: