| Noticias

Allanan oficinas de la Federal para buscar pruebas de connivencia con La Doce

Las oficinas de la División de Seguridad en Espectáculos Deportivos de la Policía Federal fueron allanadas este mediodía por la Justicia, en el marco de la causa en la que se investigan distintos hechos delictivos de la barra brava de Boca Juniors, informó la agencia Télam.

Fuentes de la investigación aseguraron que el allanamiento estuvo encabezado por el juez de instrucción porteño, Manuel De Campos, quien quiere establecer si existe connivencia policial con barrabravas de Boca, especialmente en el último episodio ocurrido en proximidades de la cancha de San Lorenzo el 21 de julio, en el que murieron dos hinchas.

Según los voceros, la medida fue solicitada por el propio jefe de la Policía Federal, comisario general Román Di Santo, a través del departamento de Asuntos Internos de la fuerza.

En tanto, el subsecretario de Políticas de Seguridad e Intervención Territorial, Darío Ruíz, destacó “el compromiso de la Policía Federal para investigar estos hechos y separar al personal que podría llegar a tener alguna relación espuria, que no corresponde con la conducta de la institución”.

“Esto es un hecho histórico. Nunca un jefe de la Policía Federal ha solicitado una investigación de estas características de su propio personal, esto marca un punto de inflexión en esta situación y en estas investigaciones que estamos llevando adelante”, agregó en declaraciones a Télam.

Sobre estos hechos, Ruíz señaló que “cuando se terminen de realizar las pericias sobre los elementos secuestrados se podrá determinar si hubo algún tipo de connivencia entre policías y los barrabravas”.

Pero aclaró que “hubo personal policial que ha quedado en medio de una balacera, donde hubo más de cien disparos, y han arriesgado su vida. Todo ese trabajo queda mermado por la mala actuación de algún personal policial y, por eso, nosotros realizamos estas investigaciones y tratamos de apartarlos de la fuerza”.

En el allanamiento el juez De Campos secuestró varios discos rígidos de computadoras, cuyo contenido será ahora analizado por expertos en informática en busca de algún tipo de datos que puedan certificar si existe connivencia o protección de parte de policías a barrabravas de Boca.

También fueron incautados celulares y carpetas con documentos que será analizados para determinar si tienen relación en los hechos que se investigan.

La megacausa que involucra a “La 12” y alcanza a las autoridades de Boca Juniors se inició en agosto del 2011 con el crimen de Ernesto Cirino, por el cual fueron detenidos el entonces jefe de la hinchada, Mauro Martín, y su segundo, Maximiliano Mazzaro, entre otros.

Durante la instrucción de esa causa, el juez comenzó a investigar una supuesta asociación ilícita entre miembros de la barrabrava y de la dirigencia del club mediante el presunto alquiler de carnets de socios falsos, con el fin de obtener fondos.

Por conexidad, el juez De Campos también pidió la causa en la que se investiga el crimen de dos hinchas de Boca en la previa del partido que el equipo xeneize iba a disputar frente a San Lorenzo, en estadio del Bajo Flores.

Los hinchas asesinados fueron identificados como Marcelo Carnevale (33) y Ángel Díaz (44), quienes murieron tras un tiroteo entre dos facciones de la barrabrava de Boca en el cruce de Lafuente y Ana María Janer.

Los investigadores determinaron que esos homicidios fueron consecuencia de un nuevo enfrentamiento entre la facción oficial de “La 12”, actualmente liderada por Cristian “Fido” Debaux, y un grupo que responde al ex jefe de la hinchada, Rafael Di Zeo.


Compartir: