| Tema del día

Caso Dalmasso: Facundo Macarrón pasa al contraataque

Por Rodolfo Palacios.

Por unos días, su nombre y su imagen aparecieron en todos los medios del país. Vivió en carne propia el dedo acusatorio que sufren los acusados de matar. Hubo peritos que lo analizaron a partir de un complejo de Edipo, se habló de su elección sexual y hasta se dijo que detrás de su belleza e inteligencia podía esconderse un frío homicida. Pero ahora, Facundo Macarrón vive una realidad mucho más relajada y normal: a seis años y nueve meses del crimen de su madre Nora Dalmasso, ocurrido en su casa de Río Cuarto, al joven de 26 años le llegó la hora del contraataque.

“Quiero llegar a fondo para saber quién mató a mi madre. Es el momento de actuar. Ya esperé demasiado”, le dijo Facundo a uno de sus abogados. “Pediremos al fiscal que se investigue el móvil de ataque sexual y la participación de una o dos personas en el hecho”, confirmó a Crimen y Razón Marcelo Brito, abogado defensor de Facundo.  Dalmasso, de 51 años, murió estrangulada con el cinto de su bata y por las manos del asesino.

Facundo quiere ser admitido como querellante.

Facundo quiere ser admitido como querellante.

Después de que fuera sobreseído por el juez de Control de Río Cuarto, Daniel Muñoz, Facundo busca convertirse en querellante en la causa que investiga el misterioso asesinato de su madre, quien apareció estrangulada el 26 de noviembre de 2006 en una de las piezas de su casa del barrio cerrado Villa Golf. Además, el hijo de la víctima les pidió a sus abogados que sigan impulsando los juicios civiles contra los periodistas y los medios que, según él, ensuciaron su imagen.

Hace una semana, la jueza Civil y Comercial de Quinta Nominación de Río Cuarto, Rita Freire de Barbero, condenó por daño moral al periodista Hernán Vaca Narvaja, dueño de la revista cordobesa El Sur, a pagar 515.138 pesos a la familia Macarrón y a sus abogados por su cobertura del crimen de Nora Dalmasso. El argumento de la jueza es que en ese medio se publicaron datos de la intimidad de la familia que afectaron el buen nombre y honor. Para el periodista, se trató de “un mensaje mafioso del poder y la corporación judicial para liquidar a la revista El Sur. Si esto se ejecuta yo me voy a vivir debajo del puente con mi familia”.

Ahora, Facundo apunta al noticiero del Canal América, que en su momento difundió imágenes de la autopsia a su madre. Además de iniciarle un juicio civil, Facundo escribió una carta publicada en el correo de lectores del diario La Nación en la que critica la nominación del noticiero a los premios Martín Fierro. “Es elevado el prestigio de ese premio y de la institución que lo otorga. Colocar en ese pedestal al mencionado canal, a dicho programa y a ambos periodistas (Mónica Gutiérrez y Guillermo Andino) significa excusar y atenuar en el ámbito periodístico y frente a la sociedad el aberrante hecho que ellos cometieron al publicar las fotos de mi madre Nora Dalmasso, transgrediendo con ello no sólo normas legales y morales elementales sino la ética periodística que dicen sostener”, escribió Facundo. Las fotos de las autopsias habían sido ofrecidas a algunos periodistas a cambio de dinero.

“El crimen va a quedar impune porque se hizo todo mal. La escena del crimen se contaminó porque entraron 23 personas a la pieza donde estaba la víctima, entre ellas el cura. ¿Negligencia o mafia? Hasta el día de hoy no lo pude descubrir. Yo tengo mi hipótesis, en la que hay plata de por medio, pero no la puedo decir porque me gano un juicio en mi contra”, dijo a CyR un prestigioso perito que trabajó en el caso.

El caso Dalmasso sigue impune. Es uno de los grandes escándalos de la historia policial argentina. El fiscal Javier Di Santo primero sospechó que fue un crimen con juego sexual incluido, luego siguió la pista del amante despechado, pasó por el móvil económico, imputó al albañil Gaston Zárate de un ataque sexual e insólitamente al mismo tiempo acusó a Facundo de matar a su madre por un conflicto familiar. La última hipótesis apuntaba a un sicario colombiano, pero fue tan disparatada que los detectives no llegaron a ningún lado.


Compartir: