| Noticias

Arrancó el juicio oral por el secuestro y homicidio de Matías Berardi

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 3 de San Martín dio inicio hoy al juicio oral por el secuestro y homicidio de Matías Berardi, raptado el 28 de septiembre de 2010 cuando volvía de una fiesta en la ciudad de Buenos Aires y quien al día siguiente fue encontrado sin vida en la localidad de Campana.

En total son once los imputados detenidos, acusados por secuestro extorsivo seguido de muerte, y está previsto que declaren aproximadamente 200 testigos. El tribunal está integrado por los jueces Elbio Osores Soler (presidente del debate), Lidia B. Soto y Germán Andrés Castelli, y el debate se realiza en la Sala de Audiencias del edificio ubicado en Puyrredón N° 3734, San Martín, provincia de Buenos Aires.

Los principales implicados en el caso son los integrantes de la familia de Richard Fabián Souto (45), el herrero uruguayo propietario del galpón de Benavídez donde la víctima estuvo cautiva. Souto es señalado en la causa como el autor material del crimen, ya que una pericia detectó rastros de deflagración de pólvora en sus manos, aunque hay un testigo de identidad reservada que señala a otro de los imputados, su concuñado Néstor Facundo Maidana, alias “Chino” (24), como el ejecutor del disparo.

Además de Souto, están presos y procesados su esposa Ana Cristina Moyano (40), su hija Jennifer Stefanía Souto (21), otra hija cuya identidad se reserva porque era menor de edad -17 años-, al momento del hecho y su cuñada Celeste Mónica Moyano (29). El novio de esta última, el “Chino” Maidana, su hermano Federico Esteban Maidana (29) y Elías Emanuel Vivas (22), completan lo que fue la primera tanda de detenidos de la causa.

Pero entre fines de 2010 y mayo de 2011 fueron detenidos otros tres imputados: Damián Sack (26), Gabriel Raúl “Larry” Figueroa (26) y Gonzalo Hernán Alvarez (33). Todos enfrentan, aunque algunos con distintos grados de participación, una imputación por secuestro extorsivo seguido de muerte, cuya pena es la de prisión perpetua.


Compartir: