| Tema del día

Juez López: “No estoy a favor de Clarín ni en contra del Gobierno. Estoy a favor de la Justicia”

Por Rodolfo Palacios.

Probablemente pocos conozcan la cara y hasta el nombre del juez federal de Mar del Plata Alfredo López. No suele dar entrevistas y en  las únicas fotos suyas que se conocen aparece sentado en su despacho, con traje oscuro, mirada seria, bigote prolijo, lapicera en mano y rodeado de expedientes. Si es cierto esa regla según la cual un juez debe hablar por sus fallos, podría decirse que López habló muchas veces. La última vez lo llevó a la tapa de los diarios: frenó la ley de reforma del Consejo de la Magistratura, promovida por la Casa Rosada, y le ordenó al Poder Ejecutivo que frenara las elecciones de consejeros por medio del voto popular.

López dice que está tranquilo porque sus fallos se ajustan a derecho.

López dice que está tranquilo porque sus fallos se ajustan a derecho.

“No soy un juez adicto a Clarín ni opositor al gobierno. Sólo busco que se cumple la justicia”, le dijo López a CyR. Es un hombre de pocas palabras. De hecho, prefirió no polemizar con el Gobierno ni opinar sobre la democratización de la justicia. “Si quiere saber mis opiniones, puede leer mi último fallo en la web del Centro de Información Judicial (http://www.cij.gov.ar/).

Ahora, un juez de Dolores, Ezequiel Ramos Padilla, rechazó el pedido para suspender las elecciones para el Consejo de la Magistratura y alertó sobre un intento de “cercenar un derecho de la ciudadanía”. “Es de público y notorio conocimiento que distintas organizaciones, asociaciones, colegios, desarrollaron una estrategia común para formular planteos de similares características en distintas jurisdicciones del país”, argumentó.

Pese a su estilo reservado, López no logra mantener un perfil bajo. Sus detractores lo acusan de favorecer al multimedios de Héctor Magnetto con algunos fallos. Por caso, mencionan que en agosto de 2010 falló  a favor del grupo Clarín luego de que el Gobierno le quitara a la empresa Fibertel la posibilidad de brindar servicios de Internet. Por entonces, López ordenó al Estado y a las empresas Cablevisión y Fibertel que en forma inmediata dispusieran los medios necesarios para que los abonados continuaran recibiendo el servicio en idénticas condiciones.

“Simplemente pido que se cumpla la Constitución. Y no es nada contra el Gobierno porque en ese mismo fallo se rechaza una presentación contra el gobierno presentada por el Grupo Clarín. Pueden criticarme o decir lo que quieran, pero me avalan 30 años en la Justicia”; dijo López a CyR.

Comenzó su carrera judicial como secretario de un Juzgado de Río Gallegos, cuando Néstor Kirchner aún no era intendente. En 1996 fue defensor oficial en Río Gallegos cuando los juicios se hacían por escrito. En 2002 ganó un concurso y se convirtió en juez federal de Mar del Plata. Dos semanas después de asumir, tuvo su primer golpe mediático: ordenó liberar 14 mil ahorros que estaban atrapados en el corralito. “Eso llevó a que Roberto Lavagna, por entonces ministro de Economía, pidiera mi enjuiciamiento. Puedo decir que en Mar del Plata había muchos jubilados que necesitaban ese dinero y con el tiempo la mayoría cobró los ahorros”, explicó López a CyR. Ese fallo fue rechazado por la Corte Suprema de Justicia.

El criterio de la Corte fue votado por los ministros Eduardo Moliné O´Connor, Adolfo Vázquez, Augusto Belluscio, Carlos Fayt y Guillermo López. Antonio Boggiano estuvo a favor de que la Corte tomara a su cargo la revisión de los fallos. Enrique Petracchi no votó por haberse excusado y el presidente del máximo tribunal, Julio Nazareno, no participó del acuerdo ordinario.

“¿Si alguna vez recibí presiones o amenazas? Creo que las reciben los jueces que son presionables. No es mi caso. No tengo intereses políticos ni económicos. Fallo a derecho. Y duermo con la conciencia tranquila”, afirmó López, quien daba clases de Derecho Privado en la Universidad Austral de Santa Cruz y se recibió en la UBA. Dice que no tiene muchos pasatiempos y que en sus ratos libres lee biografías y libros de historia.

Otro fallo que le dio notoriedad a López fue por el que rechazó el amparo a las restricciones para la compra de dólares para Julio César Durán, quien se quejó porque no pudo comprar diez dólares para regalarle a su nieto. La presidenta Cristina llegó a llamarlo “amarrete” por no regalarle más dinero a su nieto. “Es un abuelito medio amarrete, porque regalarle 45 ó 49 pesos a dos nietitos, la verdad es que yo hubiera hecho un esfuercito más”, había dicho Cristina sobre Durán.

En otra sentencia, López le pidió a la AFIP que justifique por qué no les dejaba comprar dólares a un hombre que quiere viajar al exterior y a un jubilado que debía cobrar retroactivos.

El 27 de mayo de 2008, el juez federal protagonizó otra medida judicial polémica: hizo lugar al reclamo de una empresa agropecuaria de Balcarce contra el Gobierno por la aplicación de los derechos de exportación aplicados sobre la soja y el girasol. Fue el primer fallo con sentencia contra la resolución 125, que determina la suba de las retenciones. Para Lípez, esa medida del Gobierno era “inaplicable” porque era arbitraria e ilegítima.

López aseguró: “Seguro que ahora van a buscar todos mis fallos. Estoy tranquilo porque están bien argumentados. Repito: no estoy a favor de Clarín ni en contra del Gobierno. Estoy a favor de la Justicia”.

 


Compartir: