| Noticias

Capturan a una familia y se tirotean entre los delincuentes

Una familia fue capturada por cuatro delincuentes que intentaron robarle el auto cuando se trasladaban por Ramos Mejía, aunque en medio del asalto un asaltante asesinó a otro al generarse un conflicto entre ellos y los restantes huyeron sin concretar el robo.

Fuentes judiciales y policiales informaron a Télam que el episodio ocurrió anoche cerca de las 22.30 cuando un comerciante de la zona de Ramos Mejía se trasladaba a bordo de su Peugeot RCZ negro de alta gama con su mujer y sus dos pequeños hijos.

Cuando al familia se desplazaba por la calle Argentina, a metros del cruce con Don Bosco, fue interceptada por cuatro delincuentes que se les cruzaron a bordo de un Ford Fiesta gris último modelo.

La familia fue asaltada en el centro de Ramos Mejía.

La familia fue asaltada en Ramos Mejía.

Dos jefes policiales consultados por Télam detallaron que tres de los ladrones bajaron del fiesta armados y, mediante amenazas, obligaron a la familia a descender del Peugeot. “A la mujer y a los chicos los dejaron en la vereda, mientras que al comerciante lo hicieron subir al asiento trasero del Fiesta, donde había quedado al volante un cuatro asaltante”, explicó a Télam un vocero judicial.

Según relataron las fuentes, el ladrón que se sentó al volante del Peugeot no logró arrancarlo, ya que es un auto sofisticado -valuado en unos 270 mil pesos-, motivo por el cual sus dos cómplices corrieron hasta el Fiesta, donde uno se sentó junto al chofer y otro al lado de la víctima, a quien planeaban llevarse cautiva del lugar. El auto de los asaltantes arrancó y dejó en el lugar al cuatro delincuente, que empezó a correrlos, hasta que a unos 50 metros logró abordar el Fiesta y sentarse en el asiento trasero, justo detrás del conductor.

De acuerdo a los datos aportados por el comerciante que iba cautivo, el último ladrón en subir al auto le recriminó al resto que huyeran sin él: “Me dejaste, me dejaste”, le cuestionó al cómplice que manejaba. Acto seguido, con el arma que portaba efectuó al menos dos disparos de atrás hacia adelante y mató al delincuente que iba al volante de un tiro en la espalda y al menos otro en la cabeza, dijeron las fuentes.

Tras el asesinato, los tres delincuentes arrojaron el cuerpo del cuarto a la calle e hicieron bajar al comerciante cautivo, para luego huir en el Fiesta sin concretar el robo del Peugeot. El cadáver del asaltante quedó tendido en la calle a unos 250 metros de donde se había iniciado el robo, en Argentina y Cervantes. Las fuentes dijeron que el delincuente asesinado tenía 26 años y había cumplido una pena de cuatro años de prisión por robo en el penal de Magdalena, del cual había salido hace dos años.


Compartir: