| Columnistas

Barrabravas: pan y circo

Por Rubén Sarlo*

Después de tanto estudiar profundamente el concepto de la seguridad ciudadana y sus fundamentos, para poder así realizar proyectos posibles que mejoren nuestro delicado presente -más allá de las discusiones políticas sobre si hay inseguridad realmente o sólo sensación de inseguridad-, estoy preocupado porque veo mucha demagogia en los medios sobre el problema.

Se habla de violencia en el deporte, especialmente en el fútbol, a través de los barras bravas, sujetos que han hecho de la inadaptación y el delito una carrera rentable, que a veces matizan con alguna custodia o participación en manifestaciones políticas o sindicales. Estos señores se solapan debajo de banderas deportivas en el fútbol, y hacen su “quintita” de manejo de ingresos económicos, a través del control de los estacionamientos periféricos a los estadios y -según se dice por allí- tráfico de drogas. Los veo “apretando” jugadores cuando salen de los entrenamientos, especialmente a los de equipos que están por descender de la categoría superior.

El hecho es reprochable, vandálico y moralmente inaceptable, pero la pregunta que nos debemos responder es: lo hacen por amor a su club o por intereses que pueden perder de ganar? Todo apunta a lo segundo, durante muchísimos años en la Argentina ví hinchadas que coreaban cánticos y agitaban banderas, pero nada detrás, sólo amor a la divisa, aunque a veces desmedido. De todas maneras hoy es muy grave la situación imperante.

Los comentaristas y “entendidos” en el rubro seguridad del deporte, hablan de la inseguridad deportiva, como si ella no consistiera en un segmento de la violencia en general, desatada en nuestra sociedad con un nivel muy alto de muertos y heridos. No podemos hablar de un pedacito de la torta, hay que hablar de la torta completa. Porque el problema en nuestra sociedad es la inseguridad, y en cada rubro se manifiesta de una manera puntual, pero es siempre inseguridad.

No hay poilíticas de estado visibles que puedan oponerse a estos vándalos en general, y a los barras en particular. Cada vez hay más custodias en las canchas de fútbol porque los desmanes son mayores. Y cuando alguien sugiere suspender el campeonato, ohhhhh!!!!!

No se combate la inseguridad a fondo, no hay prevención en las calles y tampoco se suspende la práctica del fútbol por las barbaridades que vemos a diario: pan y circo, lo más importante.

*Fiscal de instrucción de La Plata.


Compartir: