| Noticias

El abogado de Carolina Píparo pidió prisión perpetua para seis de los acusados

Píparo declaró durante el juicio oral e identificó a quien le disparó.

Píparo declaró durante el juicio oral e identificó a quien le disparó.

El abogado Fernando Burlando, que representa a Carolina Píparo, pidió esta tarde la pena máxima para seis de los siete acusados por el ataque a la mujer embarazada, en una salidera bancaria, al formular el alegato ante el Tribunal Oral en lo Criminal 2 de La Plata, en el que calificó a los detenidos por el robo y homicidio del niño como “chacales, matabebés y pirañas”.

Burlando pidió que se condene a reclusión perpetua a Carlos Moreno (20) como autor del hecho y a Luciano López (20), Carlos Jordán Juárez (45), Juan Manuel Calvimonte (25), Miguel “Pimienta” Silva (43) y Augusto Claramonte (44) en calidad de coautores. En su alegato, le imputó a los seis los delitos de “robo doblemente calificado por ser poblado y en banda y por el uso de arma, tentativa de homicidio doblemente calificada por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas y homicidio doblemente calificado por las mismas razones en perjuicio del bebé”.

El abogado de Píparo, en su carácter de particular damnificado,  se diferenció del pedido formulado el viernes por el fiscal del juicio, Marcelo Romero, ya que también pidió la pena de reclusión perpetua para Claramonte, quien llegó libre al debate y para quien el fiscal reclamó 15 años de prisión.

Claramonte, que según la investigación ofrecía asesoramiento legal a la banda, “mantuvo conversaciones telefónicas con varios de los integrantes, incluso el día del hecho, por lo que considero que también es parte de la banda”.

“Yo apostaba a que Claramonte nos iba a dar una explicación de por qué estaba dentro de este episodio, pero su declaración tuvo tantas contradicciones y datos falsos que me di cuenta de que este tipo estaba en la banda y tuvo contacto previo y posterior con sus integrantes”, graficó.

A diferencia del fiscal, Burlando no acusó por el hecho a Burgos, quien llegó al juicio como el autor del disparo que hirió a Carolina, hasta que en una audiencia la víctima reconoció a Moreno como el que la baleó en la salidera.

“Burgos está ajeno a la célula delictiva. Hay escuchas que dicen que se está comiendo un garrón”, dijo Burlando sobre el detenido a quien el fiscal le pidió 15 años de prisión no sólo por su participación en el robo a Píparo sino también en otra dos salideras por las que está siendo juzgado.

Agregó que “de las desgrabaciones telefónicas que constan en la causa, Calvimonte desvincula a Burgos porque dijo que `se está comiendo un garrón`. Lo cual me satisface ya que si no Burgos hubiese tenido que pagar con una condena por un crimen (que no cometió) y llevar en sus hombros la marca de ser un mata bebé”, destacó.

El hecho ventilado en el juicio ocurrió el 29 de julio de 2010, cuando Píparo, por entonces de 30 años y embarazada de nueve meses, regresaba a su casa junto a su madre, María Ema, tras retirar dinero de la sucursal del Banco Santander Río ubicada en 7 y 42, en La Plata.Al llegar en auto hasta su domicilio, en calles 21 y 36, Píparo fue asaltada por un delincuente que le robó el dinero y la hirió de un balazo. A raíz del tiro, los médicos practicaron una cesárea de urgencia para que la mujer diera a luz a Isidro, pero el bebé murió una semana después.


Compartir: