| Causa de los cuadernos

Gianfranco Macri: “Nunca pagué un soborno. Mi papá… no sé”

El hermano del Presidente se presentó a declarar como sospechoso de haber pagado sobornos. El padre aún no declaró.

Gianfranco Macri se va de los tribunales.

Gianfranco Macri se va de los tribunales.

“Nunca en mi vida pague una coima”, dijo Gianfranco, el hermano del presidente Mauricio Macri, a una cronista de Radio Mitre, cuando salía de los tribunales federales de Retiro, después de haber sido indagado en la causa de los cuadernos por el juez federal Claudio Bonadio. Y en relación a su padre, Franco Macri, que recibió la misma acusación sobre el pago de coimas y cuya defensa alegó cuestiones de salud para suspender la indagatoria, respondió: “Pregúntenle a él”.

Llamativa, al menos, la respuesta del hermano presidencial. Claro que la defensa legal del patriarca del clan Macri buscará por todos los medios que no tenga que contestar a esa ni a ninguna otra pregunta, sobre los negocios del grupo, siempre vinculados con el Estado argentino. La excusa es que Franco padece un deterioro físico que le impide contestar preguntas. Hasta el propio Macri aseguró que su padre sólo tenía un par de horas de lucidez por día. Si lo indagan temprano capaz puede responder. Será un peritaje del Cuerpo Médico Forense el que deberá determinar si está en condiciones de declarar.

La causa de los cuadernos, que el Gobierno alentó con entusiasmo a comienzos de año porque le pegaba al kirchnerismo, se convirtió en un problema también para el núcleo más cercano al Presidente. El primo de Mauricio, Angelo Calcaterra, ya está procesado y es probable que el mismo destino sea el de Gianfranco y el de su padre, si finalmente es indagado. La corrupción ya no hace distingos y uno de los principales argumentos de Cambiemos pierde sustento.

Tanto Gianfranco como Franco Macri,  fueron alcanzados por una investigación derivada de la causa de las fotocopias de los cuadernos del exchofer Oscar Centeno. Deberán responder por el presunto pago de coimas para mantener las concesiones asignadas a Autopistas del Sol, empresa que el holding de la familia presidencial vendió después de la asunción de Mauricio Macri.

Bonadio llamó a indagatoria al hermano y al padre del presidente Macri

La causa surge a partir de la declaración del extitular del Órgano de Control de las Concesiones Viales (OCOVVI) Claudio Uberti que aseguró, en calidad de arrepentido, que todas las semanas recibía dinero por parte de esas empresas para entregarle al expresidente Néstor Kirchner o al exministro de Obras Públicas Julio De Vido.

La familia Macri vendió en 2017 las acciones que tenía en Autopistas del Sol, que mantiene la concesión de la autopista Panamericana, por un total de 20 millones de dólares. La transacción fue denunciada ante la Justicia Federal por la exdiputada Margarita Stolbizer para investigar si el mandatario no benefició a su familia al habilitar aumentos en los precios de los peajes, que valorizan más las acciones de la firma.

Cuando se  presentó en el juzgado de Bonadio, donde fue atendido por dos secretarios y ante la presencia del fiscal Carlos Rivolo, dejó un escrito en el que pidió ser sobreseído y sostuvo que su empresa no tuvo injerencia sobre Autopistas del Sol en el período investigado, desde el 2003.

Además señaló que, en lo particular, es accionista de Socma Americana SA, fundada por su padre, Franco Macri, y “comandada por él hasta su retiro de la empresa”, en 2009.

“Hasta ese entonces, yo desarrollé la mayor parte de mis actividades empresariales y laborales fuera del ámbito de Socma y sus empresas. En lo que aquí interesa, nunca estuve vinculado ni como accionista, director, funcionario y/o de cualquier otra forma al Acceso Norte y Ausol”, agregó.