| Internas

El juez Carzoglio rechazó detener a Pablo Moyano y dijo que no lo aprietan con carpetazos

Dijo que no había elementos para detener al dirigente. Y dijo que hay una campaña mediática para presionarlo. Le pegó a Conte Grand.

El juez Carzoglio acusó al jefe de los fiscales.

El juez Carzoglio acusó al jefe de los fiscales.

El juez Luis Silvio Carzoglio, titular del Juzgado de Garantía Nº 9 del Polo Judicial de Avellaneda, decidió ayer no detener al sindicalista Pablo Moyano y vicepresidente del club en el marco de la causa que investiga a dirigentes de  Independiente por presunta asociación ilícita y acusó al jefe de los fiscales de la provincia de presionarlo con “carpetazos”.

El pedido de detención fue hecho por el fiscal general de Lomas de Zamora, Sebastián Scalera, quien acusó al vicepresidente de Independiente de ser el jefe de una asociación ilícita que defraudó al club de Avellaneda. Pese a la decisión del juez, el fiscal apelará la medida ante la Cámara de Garantías.

En este contexto, Carzoglio decidió brindar una breve conferencia de prensa en la calle anoche donde disparó contra Clarín y La Nación, de querer apretarlo con operaciones mediáticas para decidir el encarcelamiento del hijo de Hugo Moyano.

El juez advirtió además que la resolución fue dada a conocer por la fiscalía General de Cámaras de Lomas de Zamora y reveló que recibió varias amenazas de muerte después de que se diera a conocer la resolución que rechaza el pedido de prisión.

 En este contexto, el juez sostuvo que es “cien por ciento imparcial” y que en ningún momento se dejó llevar por las presiones que fue recibiendo en estos días. “Este juez no se dejó presionar por la campaña de prensa llevada a cabo por Clarín y La Nación”, arremetió.

En esa línea, ratificó su decisión y adjudicó la filtración de la resolución “al personal de la fiscalía General de Cámaras de Lomas de Zamora que se llevó el expediente. Apenas retirado, a los 20 minutos ya estaba en las redes”, contó frente a los medios presentes.

Y siguió: “No hice lugar a la orden de detención pedida por el fiscal (Sebastián) Scalera. Con respecto a la información dada por el diario La Nación, reiterada hoy por Clarín, el 50% es correcta y el otro son todas mentiras. Son los famosos carpetazos y no me van a correr con eso”.

 Durante su descargo, Carzoglio reconoció haber sido el director del Cementerio de Avellaneda y aseguró estar “orgulloso” de haber ocupado ese cargo. “Desde el punto de vista espiritual y humano no voy a olvidar nunca. Mi señora hoy recibió dos llamados telefónicos a las 11.10 y 11.20 de la mañana amenazándola de muerte. A ella y a mí”, reveló.

En ese marco, el magistrado dijo que durante ambos llamados, hicieron alusión a los problemas físicos que padece su mujer: “A mí como juez no me van a apretar  ni a perseguir con ese tipo de maniobras. En este país se tiene que terminar con los aprietes, amenazas y con perturbar con el accionar de la Justicia. Las amenazas fueron posterior a que se diera a conocer la resolución”.

Por último, afirmó que no tiene miedo y sentenció: “El que ejerce una función como hago yo tiene que estar preparado para asumir estos riesgos. En cuanto a los datos aparecidos en Clarín y La Nación, que son en parte ciertos, pudieron haber provenido de la Procuración General de la provincia de Buenos Aires. El pedido de detención del fiscal era endeble”.

El tiro fue directo hacia Julio Conte Grand jefe de todos los fiscales de la provincia de Buenos Aires y designado por la gobernadora María Eugenia Vidal, después de haber sido integrante de su gabinete.