| Narcotráfico

Balean dos casas donde vivió el juez que condenó a la banda Los Monos

Los dos ataques se produjeron en la noche del martes cuando estaba jugando la selección. Se los vincula con el traslado de los condenados a cárceles federales.

La casa donde vivía el juez hasta hace unos meses.

La casa donde vivía el juez hasta hace unos meses.

Dos casas donde vivió hasta hace poco el presidente del tribunal que condenó a la banda Los Mondos fue atacado a tiros en la noche del martes, cuando jugaba la selección argentina, lo que demuestra el poder que aún mantiene el grupo de narcotraficantes que a sangre y fuego controló el territorio en la provincia de Santa Fe.

Al menos siete disparos de arma de fuego impactaron contra una casa situada en Italia al 2100, en Rosario, en la cual hasta hace dos meses vivió el juez penal Ismael Manfrín, quien presidió el tribunal que dictó las condenas contra los integrantes de la banda de Los Monos.

El ataque, confirmado por el ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, se conoció algunas horas después de que el Tribunal Oral Federal 3 rechazara el planteo de reposición interpuesto por Ariel “Guille” Cantero y Emanuel “Ema” Chamorro para que ambos, condenados en ese mismo juicio, permanezcan en prisiones de la provincia. Ese rechazo implica que ambos serán derivados a penales federales fuera de Santa Fe.

En tanto, pocos minutos después de ese ataque hubo un hecho similar en Montevideo al 1000, donde años atrás también vivió el mismo juez, lo que indicaría la información con que contaban los atacantes del magistrado, según consignó el diario La Capital.

El gobernador Miguel Lifschitz dijo que los ataques a balazos  expresan “un mensaje intimidatorio para la Justicia en general, para los jueces y fiscales que investigan a bandas de narcotráfico”. Además lo relacionó con el traslado de Ariel Máximo “Guille” Cantero y a Jorge “Ema” Chamorro a cárceles del fuero federal.

De acuerdo a lo trascendido, Manfrín se mudó de calle Italia 2118 hace unos dos meses y ahora reside allí un abogado, que nada tiene que ver con la causa Monos, junto a su familia, entre ellos dos pequeños hijos, que no resultaron heridos de milagro.

Vecinos de la casa, que se encuentra frente a la comisaría 5ª, salieron espantados a la vereda pensando que la que disparaba era la policía ante la posibilidad de una fuga. Pero una vez descartado eso, de sus bocas sólo se escuchaba decir: “balearon la casa del juez”, “atacaron al juez”, en referencia a Manfrín como antiguo vecino del lugar.

Los proyectiles, que serían calibre 9 milímetros, llegaron a perforar un ventanal de la casa de Italia 2118 sin herir a sus ocupantes y la puerta de un pasillo vecino. Inmediatamente la cuadra se pobló de patrulleros y peritos que demarcaron en el piso siete vainas servidas de alto calibre.

El hecho ocurrió el mismo día en que la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, estuvo en la ciudad presentando la dotación de gendarmes que reforzará los controles en barrios calientes y, según trascendiera de fuentes oficiales, sugiriera a los jueces federales para se haga lo posible a fin de que los jefes de las bandas delictivas condenados y en prisión sean trasladados afuera de la provincia para evitar así que sigan operando desde los penales locales como ya ha ocurrido.

En ese sentido, extraoficialmente se ligó el episodio ocurrido anoche con la determinación que la Justicia provincial y su par federal tomaron respecto al pedido del Servicio Penitenciario de llevar fuera de Santa Fe a dos de los líderes de Los Monos, un traslado que anoche parecía inminente.