| Crimen organizado

Cae una banda dedicada a inmigración ilegal de ciudadanos chinos y al tráfico de drogas

Invertían el dinero obtenido en la trata de personas en la compra de cocaína. Secuestraron más de 350 kilos. Hubo cinco detenidos en Salta.

Uno de los allanamientos en los que se secuestró cocaína.
Una organización característica del crimen organizado, dedicada al tráfico de cocaína, la trata de personas y la inmigración ilegal de ciudadanos chinos en la frontera de Salta con Bolivia fue desbaratada con la detención de su líder, conocido como “El patrón del mal del norte”, quien tenía 25 propiedades y 15 vehículos.
El Ministerio de Seguridad informó que los operativos denominados “Operación Imperio” fueron realizados en los últimos días por Gendarmería Nacional, que con la colaboración de la Policía de Salta apresó a otros cuatro integrantes de la banda y halló 373 kilos de cocaína que se adjudican a la organización.
La mnistra Patricia Bullrich detalló que el principal acusado es Juan Antonio Aguilera (36), alias “Juanzuti”, quien -según explicó- “estaba siendo investigado desde 2016 por trata de personas de nacionalidad china, había sido detenido en varias oportunidades y en estos dos años fue acumulando bienes, propiedades, campos y dinero”.
La investigación, iniciada hace dos años, determinó que el tráfico de los ciudadanos de origen oriental se originaba en la frontera de Aguas Blancas-Bermejo, en Salta, era cobrado en dólares y que las víctimas eran llevadas por distintas provincias hasta llegar a Buenos Aires.
De acuerdo a la pesquisa, el dinero que originaba esta actividad era invertido en el tráfico de estupefacientes y la droga de la banda se caracterizaba por diversos logos impresos: un delfín con una flecha, la forma de una luna y la leyenda “MG”. Incluso, se había conformado una cooperativa de trabajadores llamada “El Fronterizo” que era utilizada como pantalla de los delitos y funcionaba en un predio de 1.500 metros cuadrados.
“Es notable el incremento patrimonial de este narco, contaba con más de veinticinco propiedades ubicadas en las localidades de Aguas Blancas, Orán y Pichanal y tenía más de quince vehículos. Entre su patrimonio, se destacaba una propiedad ubicada en el Barrio 6 de enero, valuada en más de cuarenta y cinco millones de pesos denominada ‘El Imperio’”, explicó Bullrich.
Para dar con “Juanzutti”, se efectuaron escuchas telefónicas, vigilancias y seguimientos que permitieron establecer que la banda estaba organizando el traslado de una importante carga de cocaína desde Orán hacia la provincia de Buenos Aires.
El 19 de mayo, se confirmó que tres de los vehículos utilizados por los principales investigados se estaban desplazando por la ruta provincial 5, con dirección a El Naranjo, al sur de Salta, por lo que los gendarmes desplegaron un operativo cerrojo para detener a los sospechosos, quienes tras una persecución embistieron a las patrullas de la fuerza y escaparon. Simultáneamente, se alertó sobre la situación a la Policía de Salta, la cual prestó colaboración para tratar de dar con los sospechosos.
Finalmente, uno de los vehículos que se estaban siguiendo fue hallado abandonado a la vera de la ruta 45 y, en la zona del paraje El Cóndor, se hallaron seis bolsas de arpillera que contenían casi 360 kilos de cocaína.
Del cruce de información, se detectó que una camioneta VW Amarok se encontraba realizando maniobras sospechosas en cercanías a la localidad de San Felipe y allí Gendarmería detuvo a Aguilera y a su mano derecha, identificado como Marcelo Atamanczuk (22). En ese operativo se secuestraron 50.000 pesos en efectivo, dos camionetas, aparatos de telefónica celular y documentación de interés para la investigación.
Dos días después, la Policía de Salta y los gendarmes lograron detener a otros tres integrantes de la banda, oriundos de Orán, los cuales habían abandonado uno de los vehículos en fuga durante la persecución de días atrás.
A raíz de estos arrestos, durante la noche de ayer y la madrugada de hoy se efectuaron 10 allanamientos en predios y domicilios de Orán, donde se incautaron otros 13 kilos de cocaína con los mismos logos del cargamento hallado el 19 de mayo y se decomisaron tres rodados y moneda, pasajes y pasaportes chinos.
Asimismo, se identificaron dos servidores, uno correspondiente a la gestoría que utilizaban los acusados para generar documentos falsos, tanto de vehículos como de propiedades para encubrir sus actividades, y el otro correspondiente al circuito privado de vigilancia que se encontraba instalado en la casa de Aguilera.
“Acá se ve la complejidad de la banda: tráfico de personas, trata, narcotráfico y posiblemente contrabando de bienes”, detalló el titular de la Unidad de Coordinación General de la cartera de Seguridad, Gerardo Milman.