| Columnistas

Una nueva operación

Por Sergio Burstein

Catarsis.
Pensé que hoy se produciría el milagro, y no, tengo que referirme a una nueva operación de la DAIA y sus socios. La nueva operación que impera es “El Juicio en Ausencia” que es un intento más de quienes sólo necesitan satisfacer su venganza y abandonar finalmente la investigación que nos conduzca a saber quiénes planificaron y perpetraron los atentados de la Embajada y la AMIA.
Pretenden mediante artilugios, (-como si esto se tratara de un show mediático de magia y buen humor) llegar a instaurar un juicio que es inconstitucional y así juzgar a los ciudadanos iraníes sin una sola prueba judiciable que nos demuestre fehacientemente que fueron los responsables del atentado a la AMIA. Un juicio no puede estar basado en informes de inteligencia proporcionados por Israel y EEUU cuyo mejor intermediario es su aparente fiel representante y “socio” de Alberto Nisman en la investigación, el espía “Jaime” Stiusso.
Y usted pensará, ¿y las víctimas?. Olvídese, para las instituciones AMIA y DAIA, las víctimas no cuentan, están muertas y ya nada pueden hacer, ahora es tiempo de pensar en los vivos… y nada más. Para lo único que nos necesitan y usan a los familiares y víctimas es para seguir presentándose como los referentes principales de la búsqueda de “justicia”.
En los últimos días, asistimos a operaciones de periodistas que disfrutaron de unas mini-vacaciones en Israel pagadas por la DAIA al sólo efecto de hacernos saber que un nuevo arrepentido señala a Irán como responsable de los atentados en nuestro país, sin presentar pruebas, sólo sus afirmaciones, con el agravante de que a la DAIA le interesó que fuera otra burda noticia, pero en ningún momento se preocuparon por solicitar su comparencia en la Justicia para que la fiscalía evaluara sus dichos y determinara si eran importantes para avanzar en la investigación de la causa madre, la de los atentados.
La querella que representa a las instituciones, y sus serviles socios cuestionan a aquellos que osen cruzarse en su camino de cerrar la causa, no importa que no haya pruebas concretas para saber quiénes son los responsables del atentado a la AMIA.
No debemos olvidar que a raíz de la liberación de Carlos Zannini y Luis D’elia comenzó la operación para ensuciar la causa y poner en duda la honestidad de las juezas Sabrina Namer y María Gabriela López Iñíguez recusando a la primera por entender que ya tenía opinión formada por haber sido en algún momento fiscal de la UFI-AMIA luego del fallecimiento del fiscal Alberto Nisman. En pocas palabras (-y tomo el nombre del programa de Dolina) “La venganza será terrible” sobre aquellos que pongan piedras en el camino y que intenten establecer que el Memorándum no tenía la mínima intención de encubrir a los ciudadanos iraníes ya que lo que pretendía no era ni mas ni menos que tomarles la indagatoria para así destrabar la causa AMIA.


Compartir: 
Etiquetas:  , ,