| Megajuicio

Cristina y Lázaro compartirán por primera vez el banquillo de los acusados

Un tribunal oral resolvió unificar las causa de la llamada ruta del dinero K que tuvo el juez Casanello con la de la adjudicación de la obra pública que llevó adelante Ercolini.

La ex presidente y el empresario serán juzgados juntos.

La ex presidente y el empresario serán juzgados juntos.

El empresario Lázaro Báez y la ex presidenta Cristina Fernández de Kichner compartirán el banco de los acusados un próximo juicio oral -aún sin fecha- luego de que se decidieran unificar dos causas diferentes en las que ambos son los principales imputados.

De este modo, la causa por el presunto direccionamiento de la obra pública durante el gobierno anterior en favor de Báez, será tratada en un mismo juicio oral que otra en la que el el empresario detenido está acusado por lavado de dinero.

El Tribunal Oral Federal (TOF) 2 declaró hoy que la causa por el presunto direccionamiento de la obra pública, sobretodo en la provincia de Santa Cruz, es “conexa” con la de lavado de dinero, y la envió al TOF 9 para que sean juzgadas juntas en un megajuicio.

“Corresponde que sea el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 9 quien concentre y unifique la tramitación de ambos procesos, pues la imputación que pesa sobre Lázaro Antonio Báez (en la causa del lavado) resulta más grave que la efectuada en estas actuaciones”, sostuvieron los jueces del TOF 2.

La declaración de conexidad tiene que ver con la posibilidad de que el dinero supuestamente lavado por Báez proviniera de la sobrefacturación vinculada con los contratos de obra pública que le fueron adjudicados durante el gobierno anterior.

El TOF 2 se valió de los consejos de la Cámara Federal porteña, que durante la tramitación de la causa por lavado de activos en el juzgado de Sebastián Casanello, había sostenido que debía considerarse “la mejor oportunidad para una eventual acumulación” que evite demoras o entorpecimiento en el avance y progresión de los distintos procesos.

“Reconocida como está la relación de todos estos hechos de corrupción estatal, investigados en expedientes de gran envergadura, la meta es optimizar los recursos y lograr investigaciones rápidas, coordinadas y sistematizadas”, había dicho la Cámara.

La causa por el supuesto direccionamiento de la obra pública fue elevada a juicio oral por el juez Julián Ercolini, hace una semana en una resolución en la que sostuvo que la ex presidenta Cristina Kirchner “habría perjudicado los intereses confiados al violar su deber de administrar y cuidar fielmente los bienes del Estado nacional”.

En la otra causa, la del lavado de dinero, el juez Casanello aún no definió si indaga a la ex presidenta o le dicta la falta de mérito, aunque ya elevó a juicio una parte del expediente que no la involucra y en la que está acusado Báez, entre otro.

El Tribunal Oral Federal 9 está integrado por los jueces Alejandro Noceti Achával, Silvia Mora y Alejandro Becerra. Otras causas en trámite podrían sumarse a ese megajuicio.

Por ejemplo, las que tiene el juez Ercolini en las que se investiga el alquiler de habitaciones de hotel e inmuebles a empresas de Báez, en lo que se supone era una contraprestación por la ajudicación de obras.