| Gustavo Arribas

El jefe de los espías fue acusado otra vez de haber cobrado coimas en el Lava Jato

El amigo del Presidente fue acusado de haber cobrado casi un millón de dólares. En un comunicado rechazó la imputación. El tema vuelve a explotar.

Arribas fue favorecido por Canicoba Corral.

Arribas fue favorecido por Canicoba Corral.

Los hechos ocurrieron casi en forma simultánea. Mientras el presidente Macri inauguraba un nuevo período ordinario de sesiones en el Congreso y se refería a la necesidad de luchar contra la corrupción y en favor de la transparencia, una noticia llegaba desde Brasil que debería poner en agenda otra vez al jefe de los espías locales, sino fuera por el blindaje mediático en favor de Cambiemos.

Gustavo Arribas, el escribano amigo del Presidente, titular de la AFI, fue vinculado nuevamente por la Policía Federal de Brasil en un caso vinculado con el Lava Jato, el mayor escándalo de corrupción en ese país, que tiene su vínculo local de la mano de Odebrechet, el gigante brasileño de la construcción que admitió haber pagado sobornos en nuestra país para que la adjudicaran obras públicas.

Consigna el columnista Carlos Pagni en La Nación:  “los escándalos ocasionados por algunos funcionarios no inhibieron a Macri de mencionar la prohibición de designar a parientes en la estructura del Estado. Tampoco a celebrar que el país mejoró su posición en el ranking de transparencia. Pero esas novedades se enunciaron en un pésimo momento. Mientras hablaba el Presidente, O Estado de São Paulo informaba que, según una investigación de la Policía Federal brasileña, el actual jefe de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, habría recibido US$850.000 por un fraude con facturas apócrifas realizado por la empresa de limpieza Soma. La publicación confirma una investigación de Hugo Alconada Mon en LA NACION. La imputación fue materia de un expediente judicial en el que Arribas recibió, al cabo de tres meses, el sobreseimiento de Rodolfo Canicoba Corral. El fiscal Federico Delgado apeló la decisión. Pero su colega de cámara, Germán Moldes, convalidó la posición de Canicoba”.

La reapertura del expediente depende de una decisión de la Corte Suprema de Justicia a partir de la apelación de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas, que objetó la decisión de Canicoba Corral de cerrar la causa a partir de informes del BCRA y de la UIF, dos organismos que de alguna manera dependen del Poder Ejecutivo.

Ayer mismo, Arribas se apresuró a enviar un comunicado. Dice el jefe de los espías: “Ante las versiones periodísticas que me vinculan a operaciones de lavado de dinero en Brasil, quiero expresar que no tuve ningún tipo de vinculación con los casos llamados “Lava Jato” ni la recientemente mencionada “Operación Descartes”.

“Tal como informe en su oportunidad, reitero que con motivo de la venta de un inmueble al Sr. Atila Reys Silva, se acreditó en mi cuenta bancaria la suma de u$s70.475, la que responde al pago de los muebles existentes en el inmueble objeto de la operación.

“Como es habitual en este tipo de operaciones fue el comprador Atila Reys Silva, quien eligió las vías, sujetos y demás modalidades para que el dinero ingresara a mi cuenta bancaria.

“Además, quiero manifestar que oportunamente le inicie una querella criminal por el delito de falso testimonio al Sr. Leonardo Meirelles por las declaraciones vertidas en su momento ante la Justicia Argentina, proceso que se encuentra en pleno trámite ante el Juzgado Nº 11 a cargo del juez Claudio Bonadío.

“Como consecuencia de todo ello, vuelvo a negar cualquier tipo de vínculo con Leonardo Meirelles y/o Alberto Youssef, como así también cualquier tipo de participación delictiva, manteniendo mi permanente voluntad de dar las explicaciones del caso.”

Tanto Meirelles como Youssef figuran como arrepentidos en las causas que se instruyen en Brasil y se comprometieron a suministrar información fidedigna a cambio de obtener una reducción en sus condenas. Meirelles aceptó además colaborar con la Justicia argentina y ratificó en declaraciones ante el fiscal Delgado que hizo pagos al jefe de los espías amigos cercano del Presidente Macri.

La policía de Brasil precisó que “una de las células del esquema criminal remitió ilegalmente parte de los valores al exterior en favor de un funcionario público argentino en colusión con operadores judiciales que resultaron presos posteriormente en el ámbito de la operación Lava Jato”, decía el comunicado.

El delegado de la Policía Federal, Víctor Hugo Rodrigues Alves Ferreira, precisó que se trataba de Arribas. Señaló que en la investigación detectaron una “única remesa de valores para el exterior por 850 mil dólares. El dinero salió de Brasil, pasó por una cuenta en Hong Kong y se detuvo en Argentina, en una cuenta vinculada al director de Inteligencia”. Rodrigues Alves Ferreira señaló como responsables de las operaciones a Alberto Youssef y Leonardo Meirelles.