| Bariloche

Comenzó el juicio de extradición de Jones Huala

Se realiza en Bariloche el juicio de extradición contra Facundo Jones Huala, el líder de la comunidad mapuche de Cushamen. Dijo que es un preso político.

El traslado de Jones Huala (Foto de Eugenia Neme)

El traslado de Jones Huala (Foto de Eugenia Neme)

Rodeado por un fuerte operativo de seguridad, comenzó esta mañana en Bariloche el juicio de extradición al líder del grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), Facundo Jones Huala, con la lectura del expediente donde consta el pedido de extradición solicitado por la justicia chilena.

Los alrededores del gimnasio donde se lleva adelante el proceso estaba cercado por efectivos de fuerzas de seguridad, pese a que integrantes de la comunidad mapuche se habían acercado hasta el lugar para expresar su apoyo al “lonko“.

Jones Huala ya había sido sometido a un juicio de extradición llevado adelante por el juez federal de Esquel, Guido Otranto, que declaró nulo el proceso por diversas irregularidades.

El nuevo juicio es realizado por el juez federal de Bariloche, Gustavo Villanueva, quien deberá resolver si otorga o no la extradición del líder reclamado por el país vecino.

“Fui combatiente en algún momento de la Resistencia Ancestral Mapuche. Y estuve involucrado en alguna situación de sabotaje pero no en la que se me endilga en este caso. He reivindicado los sabotajes porque no nos dan otra alternativa”, remarcó Jones Huala durante su declaración.

“Nosotros somos tratados como delincuentes cuando defendemos nuestros derechos. Y cuando vienen, nos asesinan como pasó con Santiago Maldonado y Rafael Nahuel”, agregó.

También señaló que es considerado un “terrorista” junto a otros integrantes de comunidades mapuches y se preguntó: “¿si somos terroristas dónde están los muertos? los muertos siempre son de nosotros”, enfatizó.

El líder mapuche fue acusado por la Justicia de Chile del incendio de una vivienda habitada en un campo de ese paíse, portación de armas caseras y violación a la ley de extranjería, delitos por los que la justicia trasandina pidió su traslado.

El incendio por el que se responsabiliza al líder de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) se produjo en el campo Pisú Pisué, en la región de la Araucanía, cercano a Temuco, a la altura de la ciudad de Neuquén, en el año 2013.

Por el incendio de la casa en el campo chileno fueron detenidos, además de Jones Huala, otros cinco mapuches, pero fueron excarcelados por falta de pruebas.

A la acusación contra el lonko se suma el cargo de portación de armas de fabricación artesanal y municiones, cargos que el líder de la comunidad mapuche de Cushamen rechaza.

El sitio comunitario La Chamiza informó que “entre esporádicos y circulares “purruqueos” (bailes colectivos mapuche), “afafan” (grito ancestral colectivo) y el sonido de los ñorquín cada tanto, la atención de todos se centra en ese edificio te techo negro custodiado por una guardia de efectivos antitumultos. Los alrededores, en un radio de unas seis cuadras también muestran formaciones militares y retenes policiales”.

“La lucha mapuche que lleva adelante el Lonko es compartida por todo el Pueblo Nación Mapuche, porque él es una autoridad que responde por su Pueblo, un pueblo oprimido por el Estado Argentino y obligado a resistir para garantizar sus derechos”, sostuvo en una declaración el Comité por la Luche de Perseguidos Mapuches.