| Medida

Acorralados: levantan el secreto fiscal y bancario de Hugo y Pablo Moyano

Un juez federal dispuso la medida. Investiga la compra de dos propiedades en Parque Leloir, a través de supuestas maniobras de lavado de dinero.

Pablo y Hugo Moyano están siendo investigados.

Pablo y Hugo Moyano están siendo investigados.

Las malas noticias desde el ámbito judicial no le dan un minuto de paz a Hugo Moyano, mientras la pelea con el Gobierno se agudiza cada vez más, por lo que el panorama para el veterano dirigente se complica.

Hoy se supo que el juez federal de Morón, Néstor Barral, dispuso el levantamiento del secreto fiscal, bursátil y bancario de Moyano y de su hijo Pablo, entre otros familiares, en el marco de una causa en la que se investiga si cometió el delito de lavado de dinero, según trascendió en fuentes judiciales.

La medida había sido pedida por el Ministerio Público Fiscal y el juez se la notificó el 29 de diciembre pasado al Banco Central y a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), lo confirmaron fuentes del caso.

El Banco Central será el encargado de recopilar la información de las distintas entidades bancarias en las que se hubieren registrado movimientos de los Moyano y de la mujer de Hugo, Liliana Zulet y de los hijos de ella: Valeria Salerno y Juan Manuel Noriega Zulet.

“La investigación se encuentra en un estado incipiente. El levantamiento del secreto fiscal, bursátil y bancario tiene por objetivo juntar información para luego analizarla y poder verificar la denuncia”, explicaron fuentes judiciales.

El expediente se originó en una denuncia en la que se señaló que Moyano habría adquirido dos viviendas en Parque Leloir de manera irregular e incurriendo en el delito de lavado de dinero.

La denuncia la formuló un funcionario del municipio de Vicente López a partir de la recepción de un mensaje anónimo en el que se daba cuenta del supuesto delito, informaron fuentes con acceso al expediente.

En la investigación se buscará determinar si el presidente del club Independiente adquirió las dos propiedades a través de dos empresas, a nombre de sus hijastros, que habrían sobrefacturado servicios al gremio de Camioneros.

Las empresas investigadas son Ancora Construcciones; Iarai, que le presta servicios vinculados con la salud a la obra social de Camioneros, y Dixey, que fabrica ropa de trabajo y brinda servicios de consultoría.